domingo, 12 de mayo de 2013

Reflexiones de una oportunidad perdida



Voy a escribir esto sin aportar excesivos datos estadísticos. No quiero hacer una crónica de lo sucedido hace apenas unas horas en el O2 de Londres, mi intención es, más bien dar una opinión, una reflexión, sobre todo lo ocurrido hoy.

Foto: Kerim Often (EFE)



Lo primero que me sale es sentirme orgulloso del equipo. Porque si, hoy el Madrid ha cometido errores y ha desperdiciado (no se olvide esto) una ventaja de 17 puntos al final del primer cuarto. Pero han competido hasta el final. Que nadie olvide que sin el triple de 9 metros de Spanoulis el Madrid hubiera atacado para ponerse 6 o 5 puntos abajo con minuto y medio por jugar. Eso después de estar 12 abajo poco antes. Coraje, se llama. Es cierto que como ha dicho Rudy puede ser que se haya pecado de “novatos”, pero los novatos han mostrado carácter. Puede que tarde, pero lo han mostrado.

Lo segundo: felicitar al Olympiacos. Manda narices que estos tíos hayan tenido que reducir drásticamente su presupuesto (hace un par de años en El Pireo jugaban Papaloukas, Teodosic, Kleiza, Childress, y todos muy bien pagados) para ganar dos Euroligas seguidas. El señor Bartzokas este año e Ivkovic el año pasado, han ganado siendo un EQUIPO, maximizando recursos y liderados por un Vassilis Spanoulis que siempre ha vivido a la sombra de Papaloukas y de Diamantidis pero que es un jugador como la copa de un pino. Pero no solo él: Kyle Hines, Law IV, Antic, Papanikolau, Perperoglu…tienen menos nombre pero han sabido responder en los momentos clave.

Foto: Reuters


Lo tercero: el arbitraje. Nada de lo visto hoy me sorprende. Sin entrar a analizar jugadas que todos hemos podido ver, en Europa el arbitraje es una cuestión de respeto y Olympiacos hoy en día lo tiene mucho más que el Madrid. Bueno,  me atrevería a decir que el Madrid no lo tiene. Por mucho que sea el club más laureado de Europa, la realidad es que su última Copa de Europa fue en el año 1995 y hoy, el Madrid tiene varios equipos por delante en cuanto a estatus. Hoy (espero) se habrá avanzado en ese sentido. Son dos apariciones en Final Four en los últimos tres años y ese es el camino para volver a estar en la élite. Y estar en la élite implica también que te respeten más los árbitros en días clave.

Lo cuarto: el partido. Analizando un poco el partido (un poco en frío pero aún en caliente). Es muy difícil ganar un partido (y una final más) encajando 100 puntos, 90 de ellos en tres cuartos. Por mucho que el estilo Laso sea atacar, estos jugadores han llegado hasta aquí a base de defensa, de bajar el culo como se dice vulgarmente. Y si no, que se lo digan a Maccabi o al Barça. Con 10-27 y 30 minutos por jugar, el Madrid se ha olvidado de defender hasta que ya era demasiado tarde y Olympiacos se lo ha hecho pagar. Y lo peor es que durante muchos momentos también se ha olvidado el Madrid de atacar. Los de El Pireo subían líneas y en más de una posesión el Madrid no ha sido capaz ni siquiera de buscar lanzamientos de tres medianamente liberados. Durante una serie de minutos los griegos han sido mejores en ataque, en defensa y en lo psicológico. Y ahí se ha ido el partido. 

Lo quinto (y último) el proyecto: Que nadie se vuelva loco, el proyecto es este. Es Laso, su estilo, y son (más o menos) estos jugadores. Este es el equipo que este año ha sido campeón de la Supercopa y que cayó con el Barça en cuartos de Copa, en una casi final anticipada, tras dos prorrogas y teniendo el partido casi ganado. Es el equipo que el año pasado ganó la Copa del Rey y perdió la liga solo por inexperiencia y por un triple de Marcelinho que cambió el signo de una final que pintaba muy blanca. En definitiva, que nadie dude que este es el camino.

Foto: Marca.com

 
El único retoque que yo pediría para este equipo es un pivot que dominara de verdad. No me voy a subir al carro de los que claman por la venta de Tomic, más que nada porque yo creía que había que deshacerse de él. Pascual le ha sabido sacar cosas que en el Madrid ni Messina ni Laso han sabido. Esa es la realidad. Pero, volviendo al Madrid, el año que viene no se puede permitir que su mejor interior en días como el viernes sea Felipe Reyes. Entre otras cosas porque el capitán tendrá un año más el año que viene y eso se acabará notando. Yo pido un poco más a Mirotic, debe dar el puñetazo en la mesa definitivo. Debe ser el jugador dominante en Europa que está llamado a ser. Y creo que Slaughter sirve en su papel y que Hettsheimeir muy posiblemente no valga para el Madrid. Si hacen las cuentas sobra Begic, más que nada porque es el que estaba llamado a ser ese cinco dominante. Un pivot dominante por Begic y un joven por el brasileño son mis cambios. Lo demás yo no lo tocaba, si acaso un tres, porque Carlos Suárez no ha dado las prestaciones que se le han pedido, pero en la mente de todos está que el de Aranjuez pueda volver al nivel que tenía antes de venir al Madrid.

Estas son mis reflexiones apenas dos o tres horas después de acabada la Final Four de la Euroliga. Son las mías, son en medio caliente y son sin la perspectiva que da el tiempo para analizar las cosas. Invito a quien quiera y le apetezca a que opine sobre esto y sobre el Madrid de basket en general.

No hay comentarios:

Publicar un comentario