domingo, 30 de diciembre de 2012

El boxeador que prefirió ser rojo antes que rico

“Se nos ha ido Stevenson. Después de las cuatro de la tarde de ayer llegó la noticia. Ningún otro boxeador amateur brilló tanto en la historia de ese deporte. Podría haber obtenido dos títulos olímpicos adicionales, si no hubiese sido por deberes que los principios internacionalistas impusieron a la Revolución. Ningún dinero del mundo habría sobornado a Stevenson ¡Gloria eterna a su memoria!” Estas palabras las escribió Fidel Castro al enterarse de la muerte de Teófilo Stevenson el pasado mes de Junio.

Teófilo Stevenson (1952-2012) ha sido posiblemente uno de los emblemas más importantes en la historia del deporte cubano y uno de los mejores boxeadores amateurs de la historia. Pero allá de los éxitos deportivos, Stevenson representaba en cuerpo y alma el espíritu de la Revolución Cubana. El púgil de Las Tunas estuvo muy ligado siempre a la figura de Fidel Castro, llegando a ser miembro del Partido Comunista cubano e incluso diputado en el Parlamento del país caribeño.

Ni Ali, ni Frazier ni el dinero
Pirolo (así le llamaban sus cercanos a Stevenson) no solo era un hombre del pueblo de cara a la política, sino que lo demostraba también en su faceta deportiva. Y es que nunca peleó profesionalmente, a pesar de opciones tuvo para ello. Tras lograr en Munich el primero de sus tres oros olímpicos un hombre le hizo llegar a Stevenson una oferta. Un millón de dólares por un combate frente a Joe Frazier y con el título mundial de los pesos pesados en juego. Stevenson denegó la oferta (aún pensando que podía vencer al americano) y para justificarlo acuñó la frase más famosa de su carrera: "Prefiero el cariño de ocho millones de cubanos, y no cambiaría mi pedazo de Cuba ni por todo el dinero que me puedan ofrecer". También es cierto que siempre se ha hablado de presiones políticas para frenar el combate por parte de ambos gobiernos (la Guerra Fría todavía estaba presente) pero aún así el espíritu de Stevenson quedaba fuera de duda.
Foto: www.cubadebate.cu
Un poco más cerca estuvo el boxeador más grande de todos los tiempos, Muhammad Ali, de hacer pasar al profesionalismo a Stevenson. Tras algunos intentos previos parecía que en 1978 se daría el tan esperado combate. El propio Stevenson explicó en 2002 durante una visita a Caracas que si no se llegó a un acuerdo fue, principalmente, por el número de asaltos además de contar en aquella cita que Ali había expresado varias veces que el combate resultaría empate y que así también lo creía él. Después de los intentos infructuosos de organizar un combate hay que decir que ambos púgiles se hicieron amigos y que, incluso, se llegaron a ver varias veces en Estados Unidos y en La Habana. Ali hizo llegar un comunicado tras la muerte de Stevenson. “Siempre recordaré el encuentro con el gran Teófilo en su Cuba natal. Él fue uno de los grandes de este mundo, y a la vez fue un hombre cálido y abrazable”, destacando en este extracto al Stevenson boxeador y a la persona.

Foto: www.cubadebate.cu
El Caballero del Ring, como también se conocía a Stevenson, disputó un total de 321 combates como Amateur de los cuales venció 301. Logró tres títulos olímpicos y tres mundiales pero siempre será recordado como el boxeador que renunció a ser rico por su gente y por sus pensamientos, o como publicó Sports Illustrated en el año 1974: "He'd Rather Be Red Than Rich." (Él prefiere ser rojo que rico).

No hay comentarios:

Publicar un comentario