jueves, 22 de septiembre de 2011

Sangre de Atenea

Cuenta la mitología griega que Atenea era Diosa de la sabiduría y de la guerra entre otras muchas cosas. Si Ares era la fuerza, ella era la inteligencia en la batalla. Nació de la cabeza de su padre Zeus, de ahí que fuera, sin duda la más inteligente de todos los dioses del Olimpo griego. Seguro que Theodoros Papaloukas (Atenas, 1977) no nació de la cabeza de su padre. Pero si la mitología no lo fuera tanto, seguro que el bueno de Theo tendría algo de la sangre de Atenea en sus venas. Por suerte, Papaloukas no empleó la inteligencia con la que nació para la guerra, o al menos no para la guerra armada. Lo hizo para ser el más listo sobre un campo de 28x15. Para acabar con todo aquel que intentara poner resistencia a él y sus guerreros fieles.




Y es que Papaloukas, se ha pasado toda la primera década del nuevo siglo dando clinics de cómo se juega al baloncesto en el viejo continente. Desde el puesto de base y sus 2.00 m de estatura, ha gobernado con mano de hierro todas las canchas desde España hasta Rusia. De oeste a este europeo. Por si alguien no le ha visto jugar, Theodoros Papaloukas es un “playmaker” en el más extricto sentido de la palabra. Es decir: crea juego. Y lo crea, además, de una manera que pocas veces se había visto en el mundo del baloncesto. Los primeros minutos los pasa sentado en el banquillo, analizando al rival, y cuando ya sabe como penetrar en las defensas rivales hace su entrada en la pista. Es un auténtico mariscal de campo. Al más puro estilo de un “quarterback” de la NFL. Pero su misión en la pista no es únicamente esta. Papaloukas ha anotado como un auténtico killer cuando su equipo lo ha requerido durante toda su carrera. Buen penetrador, no tan buen tirador, Theo pone su muñeca al servicio de los suyos cuando nadie encuentra el camino del aro. Cuanto más importante es el momento más se puede confíar en Papaloukas. Quizá por eso sea tan grande.

Los inicios

Papaloukas debutó en la segunda división griega con 18 años, en el modestísimo Abelokipi, donde sólo jugó nueve partidos con una presencia testimonial para pasar al año siguiente al Dafni de la misma categoría del baloncesto griego. Allí la cosa mejoró y un joven Papaloukas, de 21 años y nombrado mejor jugador de la A2 griega recaló en el Panionios. La segunda división griega se le había hecho pequeña y tocaba jugar con los mayores. Ese fue el punto de partida de una carrera que ya no paró. Después de un año de adaptación en el que no hizo grandes números (1999/2000), la temporada que le consolidó, y que le hizo llamar a la puerta de un grande fue la 2000/2001. Ese año, en el equipo del municipio de Nea Smirni, Papaloukas hizo unos promedios de 14.5 puntos y 5.5 asistencias. Fue All-Star griego y máximo asistente de la competición.



Papaloukas estaba mejorando cada año y quemaba etapas a velocidad de vértigo.  Todo esto hizo que un histórico griego llamara a sus puertas. Estamos hablando nada más y nada menos que de Olympiacos. El equipo de El Pireo fue el que le dio la oportunidad de debutar en Euroliga y Papaloukas no defraudó. Con el que es ahora seleccionador griego, Ilias Zouros, como miembro del staff técnico heleno y con jugadores como Alphonso Ford e Iñaki de Miguel, Papaloukas promedió 8,4 puntos, 4 asistencias y una valoración de 10.2 en los 19 partidos que jugó ese año Olympiacos en la máxima competición continental. Hay que decir que Theo no llegó a la F4 con el equipo griego pero el base griego llevó a los suyos a ganar la Copa de Grecia. Su primer título como profesional.

De Moscú al cielo

Cuatro años en su tierra bastaron para que uno de los equipos con mayor presupuesto de Europa llamara a las puertas de Papaloukas. De la mano de Ivkovic, Theo recaló en el CSKA Moscú. A Grecia volvería, pero ya convertido en un autentico Dios del Olimpo. En Rusia, en su primer año, Papaloukas conoció lo que es jugar por primera vez la Final Four (donde cayó con el Barça de Bodiroga, Navarro, Fucka, Saras…) y comenzó un idilio con esa competición que ya no acabaría nunca. Mientras ganaba ligas rusas año tras año, el reto de verdad estaba en la Euroliga. Los moscovitas no ganaban la máxima competición continental desde el año 1978 y estaban armando un auténtico equipazo para poder lograr al fin la preciada corona. Gente como Monya, Khryappa, Turkan, o Haztrivetas pasaron por las filas de Ivkovic pero el tan deseado título no llegaba nunca. Los tres primeros años de Papaloukas en Rusia acabaron de la misma manera: apeados en semifinales de la Final Four. Pero en el año 2005 Ettore Messina aterrizó en la ciudad y eso lo cambió todo. Porque el técnico italiano y el base griego formaron un binomio de esos que marcan una época en una cancha de baloncesto. Siempre que a Messina se le pregunta por Papaloukas se le hace la boca agua y es que era su perfecta prolongación en el campo. Alguna vez ha dicho Ettore que cuando en los tiempos muertos preguntaba a sus ayudantes cuantos “T-out” les quedaban el que respondía era Theo. Su inteligencia no tenía límites. Y además, el discípulo de Atenea había alcanzado la madurez.

Con 28 años, Papaloukas encaraba la temporada 2005-2006 en plena madurez física y de juego. Los dirigentes moscovitas eran conscientes de ello y tiraron la casa por la ventana para darle ofrecerle el mejor ejercito a su general. Holden y Andersen ya estaban, pero ese año llegaron a Rusia Smodis, Langdon, Vanterpool y Van den Spiegel. ¿El quinteto Holden, Langdon, Vanterpool, Smodis, Savrashenko les suena verdad? Ellos cinco y Papaloukas desde el banquillo lo jugaron prácticamente todo en los momentos importantes (Andersen no jugó gran parte de esa campaña). Y ese año si, ese año al fin Papaloukas logró su primera Euroliga. Venciendo al Barça en semifinales y al Maccabi en la final. Impidiendo el three-peat de los hebreos y devolviendo la Euroliga a Moscú. Papaloukas además fue el MVP de la Final Four, 18,5 puntos, 4,5 asistencias y 25,5 de valoración fueron los avales del playmaker ateniense para ser nombrado mejor jugador de la Final a Cuatro.


Pero el éxito no se detuvo ahí. CSKA siguió puliendo su baloncesto control, en el que Papaloukas se maneja como pez en el agua y ese año el griego fue nombrado MVP de la competición continental. 9.8 puntos, 5.4 asistencias y 15.3 de valoración fueron sus números. Ese año, a pesar de que solo perdieron dos partidos en su camino a la gran final de Atenas no consiguieron repetir. Era el escenario ideal para Papaloukas, volver a Grecia como estrella y triunfar, aunque sea con la camiseta de un equipo ruso. Pero en la épica final del año 2007 la fortuna no sonrió a CSKA. En un partido que es leyenda de la competición Panathinaikos se llevó el gato al agua en casa. 93-91, con un último cuarto que fue un duelo a cara de perro entre los dos mejores jugadores griegos desde Gallis y Giannakis. Papaloukas y Diamantidis lideraron a sus dos equipazos en una auténtica batalla por el título. La gloria fue para Dimitris, que se llevó el MVP de la Final Four, pero Papaloukas no olvidaría ese día y se tomaría cumplida revancha al año siguiente, aunque no fuera contra PAO.

Un equipo que mejoró aún un poco más con la llegada de Zisis y la vuelta a casa de Khryapa antes de irse a la NBA. Tras dejar a Olympiacos en la cuneta en cuartos y a TAU en semis, otra vez Maccabi esperaba en la final. Esta vez no hubo final épica. Seis hombres de CSKA por encima de los 10 puntos (Papaloukas acabó con 12 puntos, 4 asistencias y 13 de valoración), 91-77 y asunto cerrado. Esta vez Papaloukas no fue MVP, aunque si estuvo en el mejor quinteto de la competición. Este fue el último partido de Papaloukas con los rusos. Con 31 años y siendo una leyenda en Moscú, Theo volvió a casa.


Los hermanos Angelopoulos invirtieron lo que no está en los escritos para recuperar un cetro Europeo que no logran desde el año 1996, y uno de esos pilares fue Papaloukas. Bajo el mando de Giannakis primero y de Ivkovic después, el equipo de El Pireo se armó hasta los dientes. Papaloukas, Vujcic, Childress, Halperin, Pargo, Spanoulis, Keselj, Teodosic o Bourousis son algunos de los hombres que han pasado por la capital griega en estos años pero aún así, para tristeza de Papaloukas, no han logrado ese ansiado título. En 2009 cayeron en semifinales frente a PAO  (con un final en el que Bouroussis pudo forzar la prórroga) y en 2010 si llegaron a la final, pero el Barça les destrozó literalmente. Este último año, el 2011, cayeron en cuartos de final en una eliminatoria histórica. Después de ridiculizar 89-41 a Montepaschi en el Pabellón de la Paz y de la Amistad, los italianos encajaron a los griegos un parcial de 3-0 y se llevaron el cruce. Tres años en los que Papaloukas trató sin éxito de ser profeta en su tierra. A partir de este mes de octubre se podrá ver a Papaloukas en otro mega proyecto, el de Maccabi de Tel Aviv. Será la última oportunidad de Papaloukas para conseguir un tercer cetro europeo. Mimbres hay. Pero este año la Euroliga será más potente que nunca.

Un Dios en el Olimpo griego

Falta una parte muy importante de toda esta historia y con ella quería acabar. Papaloukas y Grecia. Campeón de Europa en 2005 y subcampeón del mundo en 2006 con su país, Theo dejó la selección tras los Juegos de Pekín con la sensación de que si la Grecia de los Papaloukas, Spanoulis, Diamantidis, Fotsis y compañía no ha sido una dinastía ha sido porque, gracias a quien haya que dárselas, España se ha encargado de apear a los griegos en las semis de los Eurobasket de 2007 y 2009. Será la década de Pau y Navarro, pero sin ellos hubiera sido la década de Papaloukas en el mundo FIBA.

Su actuación con la selección fue elevada a la máxima potencia con la llegada de Giannakis. Con el ex jugador tuvo una conexión similar a la de Messina en Moscú. Para el recuerdo dos días antológicos de baloncesto. El 1 de septiembre de 2006, Papaloukas enseñó al mundo como se ganaba a la selección americana más potente en mucho tiempo. LeBron, Melo, Wade, Paul y Bosh eran algunos de los que estaban presentes en la cancha de Saitama aquel primero de septiembre. Llegaban de arrasar pero claro, no contaban con que Papaloukas tiene todo el basket del mundo en su cabeza. Después de un inicio igualado, saltó a la cancha Papaloukas y empezó el show. Este es el mejor ejemplo de cómo destrozar a un equipo que no sabe defender el bloqueo y continuación. Papaloukas acabó con 8 puntos y 12 asistencias y sobre todo se hinchó a atacar en “pick and roll” con Schortsanitis como mejor cómplice. El resultado ya lo saben: 101-95 y luego llegó España y nuestro primer oro.

El otro gran encuentro para el recuerdo tuvimos la suerte de verlo en nuestro país. Posiblemente es la gran remontada de la última década en el baloncesto FIBA. 61-49 ganaba Eslovenia a falta de 2:30 y 62-53 a falta de 1:37. Pero claro, entonces surgió Papaloukas. Siete puntos, un robo y una asistencia en ese minuto y medio para Theo Papaloukas. Actor directo en cada uno de los 10 puntos que Grecia hizo en ese periodo de tiempo. Una remontada de leyenda para un jugador absolutamente de leyenda. Aquí les dejo el video de los últimos minutos (la narración es en griego, pero merece la pena) que es la mejor explicación posible a esa exhibición. Si, Eslovenia fue una pardilla; si su entrenador no se enteró de nada; si lakovic…fue el Lakovic malo en ese tiempo, pero fue un momento mágico de baloncesto.


Retomando el principio y para acabar, si Atenea viviera en nuestros días y le gustara el baloncesto, seguramente reconocería a Papaloukas como un hijo. Sangre de su sangre. A sus 34 años, no queda mucho tiempo para disfrutar de Theodoros Papaloukas sobre una pista de baloncesto. Yo desde luego no me pienso perder ninguno de los partidos de Maccabi que TDP tenga la amabilidad de retrasmitirnos este año. Son los últimos coletazos de un genio, de un Dios del olimpo.

7 comentarios:

  1. gran artículo si señor, y resumes perfectamente lo grande que a sido este señor en el baloncesto Europeo, y yo personalmente he visto a muy pocos bases llevar a un equipo como lo llevaba el, un autentico crack sin lugar a dudas.

    Que pena que los años no pasen en balde...

    ResponderEliminar
  2. Muy buen trabajo Michel, como siempre documentado e hilado hasta la exquisitez.
    Además me mola que hables con pasión de lo que te gusta...yo en eso, soy incorregible jajajajaj

    Joeer me acuerdo del famoso partido contra los USA...como me lopase, viéndoles hincar la rodilla...
    Papaloukas y sobre todo Diamantidis, son también debilidades mías ....¿porque será que me gustan los jugones ehhhhh?
    Dos jugadores tremendos que han tenido que arrojar la toalla en la selección por unos coleguitas vestido de rojo:NUESTROS INTOCABLES jajjaajja.
    Con esto te quiero decir que ya tienes entrada en mi blog que es el tuyo y de los demás colegas anelkianos.

    ¿Ves como yo tambien hago publi? para eso estamos...para ayudarnos ¿no?

    Por cierto te envíe una foto de Saras por e-mail. Espero que te guste.

    Salu2 socio

    ResponderEliminar
  3. Anelka, la foto la recibí ayer pero estaba de fiesta jajajaja. Muchas gracias tío, esa foto indica que estuviste alli no?? A mi me hubiera encantado ir, pero soy un desgraciado que curra todos los sabados y domingos!!!! :(

    Los estilos cada uno tiene el suyo. Mi sueño en esto es escribir como Juanma Rubio, pero creo que eso es imposible xD. A mi tus entradas me molan, tienen un punto de originalidad que no se ve facilmente por ahí. En fin, que tienes razón, ahí estamos para ayudarnos todo. Un saludo crack!!!

    @Quetzal este hombre en Tel Aviv y el Madrid con los "Sergios" llevando el equipo...vaya tela esperemos que funcione. Saludos!!

    ResponderEliminar
  4. Afirmativo, compañero Michel, alli estuvimos...
    Se me puso cara japonés, y a foto limpia (unas 350...sí, sí, has leido bien...)

    Las utilizo para el blog, para que sea más personal. Aunque no sean buenas , pero...que coño las he hecho yo ...jajajajajA

    Bueno tío, pues sí es una faena currar sábados y domingos, ya te digo...tienes que empezar a tomarte en serio lo de jugar a la primitiva, quiniela,loteria y tal y tal...

    Bueno socio, pues me alegro que te guste la foto.
    Sobre la forma de escribir , lo tengo claro: intentar no cometer muchas incoherencias gramaticales, ni aberraciones sintácticas siendo lo más anelka posible...jajaj

    Me explico: en el blog escribo como soy yo, para lo bueno y para lo malo...

    Michel,desde que leo tus entradas ,estoy "viendo" que aparte del rigor de los datos, vas aportando "más cosas tuyas"...eso es cojonudo.

    Me gustan las cosas bien escritas,pero me gustan más como se escriben...

    "Ná", no me hagas mucho caso porque yo no tengo ni put... idea de escribir y lo hago casi por terapia.
    De esta manera suelto mis demonios, que son muchos, y los saco a pasear un rato...

    Así nos reimos todos un poco y yo tan feliz...

    Salu2 crack y me alegro que te gusten "mis demonios" jajajj

    Ahhhh, a propósito si tienes cuenta en facebook, dímelo y te mando solicitud de colega...

    ResponderEliminar
  5. Gran entrada Michel!!!
    Lastima que no hayamos podido disfrutar de él en nuestra liga, es una verdadera exquisitez verle jugar...
    Marcó una epoca en el CSKA de Moscú, que equipo!!!
    Holden, Siskaukas, Langdon, Smodis, el mismo Papalukas... Que equipazo!!!

    ResponderEliminar
  6. No uso Facebook, Anelka (uso el tuenti, si es lamentable lo sé xD). Lo que si tengo es Twitter (al que le doy usos bastante variados jajjaja). Si lo usas y quieres seguirme soy @michelomostoles (mi mismo nik para todo :D)

    amigo @jordanypippen pues si, es una putada que no hayamos podido verle por aquí. Yo fui a Vistalegre cuando jugamos con Olympiacos hace un par de añitos (el partido que hizo el gesto a la grada al acabar, si...) me conformaré con eso.

    ResponderEliminar
  7. ehhh tranki, que yo uso el facebook, porque me han engañado jajajaj.Me han puesto la cabeza como un bombo si no lo hacía. Solo era para hacerte amigo del blog (que ya lo eres jajajajajaj..Asi que no hay problem jajajaja.Bueno ya te "veré", cuando quieras/puedas ehhh socio?.Espero tu nueva entrada.Ahh por cierto...le ví a Theo cuando vino a Vistalegre y con la selección griega que le metimos pero bien en la fase de clasificación del europeo de 2007 en el Madrid Arena. A ver si nos toca el Maccabi...Salu2 socio.

    ResponderEliminar