jueves, 22 de septiembre de 2011

Sangre de Atenea

Cuenta la mitología griega que Atenea era Diosa de la sabiduría y de la guerra entre otras muchas cosas. Si Ares era la fuerza, ella era la inteligencia en la batalla. Nació de la cabeza de su padre Zeus, de ahí que fuera, sin duda la más inteligente de todos los dioses del Olimpo griego. Seguro que Theodoros Papaloukas (Atenas, 1977) no nació de la cabeza de su padre. Pero si la mitología no lo fuera tanto, seguro que el bueno de Theo tendría algo de la sangre de Atenea en sus venas. Por suerte, Papaloukas no empleó la inteligencia con la que nació para la guerra, o al menos no para la guerra armada. Lo hizo para ser el más listo sobre un campo de 28x15. Para acabar con todo aquel que intentara poner resistencia a él y sus guerreros fieles.

viernes, 16 de septiembre de 2011

La Bomba contra la cenicienta

Pues bien, 16 días y nueve partidos después, ha llegado la hora de la verdad. Ha llegado el momento en el que se juega por las medallas. Ese momento en el que a los buenos el aro se les hace un poco más pequeño y en el que los elegidos dan un paso al frente y piden el balón ataque tras ataque. Hoy España va a jugar las semifinales del Eurobasket por séptima vez consecutiva y va a intentar lograr su tercera medalla consecutiva en un europeo, algo que solo Yugoslavia ha logrado desde el año 1993 (después de la disolución de la URSS y la separación croata de Yugoslavia). Son palabras mayores.



miércoles, 7 de septiembre de 2011

El penúltimo vals de “Saras”

He de confesar una cosa, llevaba unos días pensado en escribir del gran Papaloukas. Simplemente como explicación de porqué su foto adorna mi blog, y para salirme un poco de la temática del Eurobasket. Lo de “Theo” lo haré, seguro y más pronto que tarde. Pero es que hoy, de 20:00 a 22:00, hemos asistido a una verdadera exhibición de uno de los bases que ha dominado Europa en la última década. No sé si este será su último vals (no lo creo, pero por desgracia si será ya uno de los últimos) pero hoy Sarunas Jasikevicius nos ha hecho disfrutar de lo lindo durante los 18 minutos que ha estado en la cancha del Siemens Arena de Vilnus.

Sus números hoy son los siguientes: 18 minutos jugados con 14 puntos (incluidos dos triples) y 7 asistencias. Los números los dejo como guiño a la estadística que siempre acompaña a este juego. Hoy se puede decir que ha sido un día de bases. Schaffartzik ha cosido a Ricky Rubio; el propio Ricky se ha reivindicado (a medias) con un par de acciones defensivas; Calderón ha vuelto a su nivel gris; Parker ha hecho otro gran partido pero un poco borrado por sus cuatro triples fallados en el atasco monumental de Francia en la zona turca; Tunceri ha fallado el triple que le podía haber dado ventaja a Turquía a falta de poco más de 10 segundos para el final. Y en estas, a eso de las 20:00 empezaba el partido de la jornada. Salían a la cancha Jasikevicius y Teodosic (Y Kalnietis, por supuesto). Y un hombre, de 35 años, ha sobresalido sobre todos estos hombres.

Más sabe el diablo por viejo…

Y comenzó el vals. Saras salía a mitad del primer cuarto por Kalnietis (guiño al titular de los lituanos: 19 puntos, 7 asistencias. Partidazo) y empezó la exhibición. Algo tan elemental como el Pick and Roll convertido en arte. Como Prigioni con Scola. Como Papaloukas con “Baby Shaq” en las famosas semifinales de “nuestro mundial”. Su socio, un chico de 19 años que tiene potencial de megaestrella en Europa y de futurible crack NBA. Valanciunas se ha hinchado a recibir balones y a acabar las continuaciones una vez tras otra. Parece que llevan juntos toda la vida. Que pena que Saras no tenga unos años menos porque si no ibamos a tener diversión para varios veranos. Pero no solo eso ha hecho el ex de Barça, PAO o Maccabi, Jasikevicius ha anotado prácticamente cuando ha querido. De dos, de tres, forzando faltas. De crack absoluto.



Y enfrente no tenía a un cualquiera. Enfrente tenía a uno que está llamado a ocupar su lugar en el panorama europeo. Enfrente estaba Milos Teodosic. Un Milos que ha acabado absolutamente desquiciado. Eliminado por faltas (y van dos partidos seguidos) y con una técnica al banquillo serbio debido a protestas airadas suyas. Teodosic es un super clase, de hecho ha cogido las riendas de su equipo sin problema. Milos es un crack, en mi opinión le falta un poco más de selección de tiro. Todo lo demás lo tiene. Pero claro tiene apenas 24 años. Una década menos de vivencias. Acaben ustedes mismos el refran con el que se encabeza esta parte del artículo…

Una década del 13

Lo mejor es que Jasikevicius lleva haciendo esto desde el siglo pasado. Lo ha hecho en Olimpia Ljubiana, en el Barça, en Maccabi, en la NBA (menos, eso si) en el PAO, en el Lyetuvos, en el Fenerbahce y en la selección. Muchos grandes de Europa se han aprovechado de su talento y su ejecución del Pick and Roll. Ha ganado títulos en todos los países donde ha jugado (menos en la NBA). Cuatro Euroligas, MVP’s personales y sobre todo el respeto de todo el mundo (FIBA) del baloncesto.

Este es uno de esos artículos que salen de dentro, de ver una exhibición así y plasmarlo de alguna manera. Por supuesto que Jasikevicius se merecería algo más amplio, profundo y documentado a conciencia. Pero bueno, por ahora nos quedaremos con este penúltimo (esperamos) vals de Sarunas Jasikevicius. 

jueves, 1 de septiembre de 2011

Males españoles y franceses


Como crónicas las hay en todos lados, yo voy a escribir hoy sobre algo que me ha dado por pensar viendo el partido de Francia-Israel. El cinco inicial de los galos (Parker-Gelabale-Batum-Diaw-Noah) impone. Y lo hace por varias cosas. Todos son NBA y eso se nota en su forma de jugar, menos europea que las de otros conjuntos que están en este Eurobasket. Ellos presionan la línea de pase, roban y corren, con lo que anotan fácil. Intimidan en la zona y son difíciles de defender en el uno contra uno precisamente por su físico. Además, Parker lleva dos partidos a un nivel estratosférico. Ayer rescató a los suyos en un partido complicado contra la combativa Letonia y hoy simplemente ha machacado a los hebreos mientras ha habido partido. Y lo ha hecho como ha querido y cuando ha querido. Ha anotado y ha asistido e incluso se ha permitido hasta poner un tapón. Cosa que no es más que una anécdota, pero que habla de lo fácil que está jugando el de los Spurs estos dos días.

Batum y Gelabale anotan de fuera y rompen el aro. Van a ser un duo exterior realmente difícil de parar. Son buenos y tienen quien les de balones cuando están en posición de ejecutar. Batum es un buen ejemplo de ese alero al que España le va a costar defender mucho. Por suerte, nos lo encontraremos tarde y con experiencias ya en ese tipo de defensas (sin ir más lejos, mañana con Deng).


Y la pareja interior quizá no es la mejor del campeonato, pero hay que tenerla muy en cuenta. Boris Diaw es ese hombre que puede hacer un poco de todo en una cancha de baloncesto. Con sus 2,03 bota bien la bola, anota, rebotea gracias a su gran físico y tiene un gran compromiso con este equipo. Noah, en su primer verano con Francia, ya está enseñando sus armas. Es algo así como el Felipe Reyes francés. Brega insaciable sin negar cierta anotación a los suyos.

Una vez hecha esta miniradiografía francesa, y voy al tema que me lleva a escribir esto, ¿qué tienen en común (para mal) España y esta Francia? La ausencia de aportación desde el banquillo. Hoy los franceses han dado grandes bajones de juego cuando no estaban los titulares. Albicy no es Parker ni De Colo (aún siendo un talentazo) no aporta al equipo lo mismo que Gelabale. Y así con el resto del equipo. Aunque tienen centímetros e intimidación en el banco, el juego decae sensiblemente. Falta ver a Parker dirigiendo con los suplentes (la rotación de Collet ha sido Batum y cuatro suplentes, algo parecido a lo que hizo ayer Scariolo) pero la sensación es que hay un escalón entre titulares y suplentes.

Y ese escalón, por desgracia, lo tenemos nosotros también. Sean sinceros, de los jugadores 6 al 12 nacionales (poniendo a Ibaka como sexto hombre) cuántos están al nivel que exige una competición así. Más allá de que Ricky vaya antes en la rotación de Sada (solo Scariolo sabe porqué) o de que el resto sean mejores de lo que en la selección muestran, si fueran lituanos, serbios o franceses, ¿cambiarían alguno de sus jugadores de banquillo por los nuestros? Yo desde luego no. O al menos ahora mismo no. Y ese es un gran problema, porque se supone que tenemos la mejor plantilla del campeonato. Hoy, en la hora de los experimientos, Portugal nos ha ganado el último cuarto claramente además. Falta de confianza, de química o de intensidad, el hecho es que estos hombres no responden. Y nos harán falta porque son 11 choques en 18 días y las medallas nos las jugaremos con equipos con rotaciones infinitas como son serbios y lituanos. Y ahí no podemos llegar con los buenos “quemados”.

Eso es, entre otras cosas, en lo que debemos de mejorar. Debe haber al menos 8 o 9 que aporten de verdad al grupo. Luego no pasa nada si hay uno o dos con un peso marginal (EE.UU ha ganado oros con Boozer o Chandler sin jugar), pero hay que tener al grueso del grupo implicado. Ver a Francia me ha hecho caer en esto. Somos mejores que ellos pero tenemos los mismos defectos aunque diferentes virtudes (ellos no tienen a los Gasol ni a Navarro, claro). Pero son dos equipos que aspiran a medalla y que van a tener problemas similares en el campeonato y por eso he visto bien traer esta comparación aquí.