lunes, 29 de agosto de 2011

Todos contra España



En el Eurobasket con más equipos de la historia, y el de más calidad de la última década, hasta ocho selecciones tienen opciones, más o menos reales, de medalla en el campeonato de Europa que comenzará dentro de dos días en Lituania. El sorteo ha dejado dos cuadros muy descompensados. Por un lado, los grupos A y B (que luego será el E, en la segunda fase) donde están España, Lituania, Turquía en el A, y Alemania, Francia, Serbia e Italia en el B. No es muy arriesgado decir que de ahí saldrán, como mínimo, tres de las cuatro semifinalistas de la competición. Solo Grecia o Rusia, por el otro lado, tienen opciones de colarse entre los cuatro mejores. Lado del cuadro en el que estarán las siempre peligrosas republicas exyugoslavas, y poco más.

Con esta distribución de los grupos del Eurobasket, lo que nos aseguramos los espectadores es una segunda fase (en el grupo E, el de España) de auténtico lujo. Ahí no habrá partido malo o intrascendente. Será una guerra de tres días, en la que cada batalla será crucial para llegar a cuartos y no quedarse así fuera de los juegos de Londres a las primeras de cambio. Contando con que España, Serbia y Lituania deben acceder a cuartos sí o sí, equipazos como Turquía (subcampeón del Mundo), Francia (con seis jugadores que han jugado en la NBA este año), Italia (con el Big Three Gallinari-Belinelli-Bargniani), o Alemania (vuelve Nowitzki, MVP de las finales de la NBA) librarán una lucha terrible por una última plaza a los cuartos. Y por no decir adiós antes de tiempo a Londres.

El tema de los Juegos Olímpicos ha traído cola. La decisión del COI de otorgar plaza como anfitriona a Gran Bretaña ha eliminado de raíz una plaza directa. Así las cosas, a los JJ.OO irán directamente campeón y subcampeón. Mientras que los equipos que queden del tercer al sexto lugar, jugarán un preolímpico terrible en el mes de julio del año que viene. Es decir, hay que llegar a la final para no meterse en líos. Y llegar al Kaunas Arena el día 18 de agosto va a ser realmente complicado.

Nivel, mucho nivel

Hablemos de equipos y de jugadores. Y vamos a empezar por el anfitrión y uno de los pocos candidatos a destronar a España. Llega Lituania a su Eurobasket con una mezcla de veteranía y juventud que da como fruto un bloque absolutamente temible. Y eso que no están ni Siskauskas ni Maciulis. Pero han vuelto Kaukenas, Songaila, Kristov Lavrinovic (su hermano Darius, ex del Madrid, se queda fuera) y sobre todo Jasikevicus. El genial base, a sus 35 años de edad, será el lider espiritual de un bloque que sueña con repetir el oro logrado en el año 2003 (también en su país). Quizá el ex del Barça ya no está en su mejor momento, es más, Kalnietis jugará muchos minutos y de calidad, pero es el líder del equipo sin duda. Y como hemos dicho, vuelven veteranos curtidos en mil batallas, que están ante su última posibilidad de medalla (o penúltima, si van a los JJ.OO). Y a estos veteranos se les une la nueva hornada lituana. Una nueva hornada que ya asombró el año pasado logrando el bronce en el Mundobasket. Para empezar, hay que destacar a Valanciunas. El pívot, drafteado en el número 5 por los Raptors, se ha paseado en el Mundial sub-19 y llega a su primera gran cita con los mayores con ganas de asombrar. También hay que reseñar la figura de Martynas Pocius, flamante fichaje del Madrid, que fue una de las estrellas el año pasado en Turquia. Gran penetrador, buen defensor y buen tirador exterior (aunque debe mejorar en esa faceta), el nuevo jugador blanco será un suplente de lujo de Kaukenas. Y la convocatoria la completan Jasaitis, Petravicius o Javtokas. En resumen, Kemzura debe llevar a los suyos mínimo a semifinales con un país volcado con el combinado nacional.


Serbia llega a Lituania con su estrella Milos Teodosic con ganas de resarcirse de la final perdida en Polonia y consolidarse como mejor base de Europa. Ivkovic ha rodeado al del CSKA de la misma guardia (guardia a secas, porque vieja no se puede decir que sea) con la que lleva ganando y ganando desde que eran críos. Los Keselj, Tepic, Macvan, Bjelica y compañía forman un convenio de virtudes interiores y exteriores que le pueden jugar de tú a tú a cualquiera. Son un equipazo en el que los “mayores” son Krstic y Savanovic (28 años) y que tienen a un maestro como Dusan Ivkovic en el banquillo. Los balcánicos no rascan medalla en un Eurobasket desde hace 10 años (cuando ganaron el oro en Turquía) y eso es demasiado tiempo en uno de los mejores y más productivos viveros del basket europeo. A pesar de la baja a última hora de Velickovic, y de haber firmado una preparación con dudas (balance de 7-4), deben estar en la lucha de igual a igual con España y Lituania por las medallas.

En un escalón intermedio entre estas dos y el resto de aspirantes a medalla está Alemania. La razón tiene nombre y apellidos: Dirk Nowitzki. La presencia del MVP de las finales de la NBA convierte un equipo condenado a no pasar de la primera fase en candidato a medalla. Él solo puede llevar a su equipo a rascar metal (ya lo hizo en 2005) y su sola presencia pone a los alemanes un escalón por encima de equipos como Italia, Rusia, Grecia, Turquía y Francia. De todas maneras, Alemania no es solo Nowitzki. A Lituania acudirá también Chris Kaman (que va porque va Nowitzki) y un grupo de jóvenes que tiene que explotar (sobre todo Benzing) y gente de toda la vida como Hamann que aportará la sobriedad en momentos complicados. Los alemanes buscarán estar, al menos entre los seis primeros, razón principal por la que Nowitzki acude a la llamada de su país. El teutón quiere estar en Londres, ¿alguien que se atreva a impedírselo?

La espesa jungla

Tras estos tres equipos, en un escalón inferior, aunque muy poco inferior, se encuentra un ramillete de selecciones que aspira perfectamente a medalla y que en un buen día pueden amargar la existencia a cualquiera, incluidas las tres mencionadas anteriormente y España. Estas selecciones son Rusia, Grecia, Turquía, Francia e Italia. Los rusos quieren demostrar que el oro de Madrid no fue flor de un día y se han vuelto a juntar los buenos para la causa. Kirilenko será el líder, junto a Khriappa, de un equipo donde los Monya, Bykov, Ponkrashov, o Mozgov harán de guardia pretoriana para que sus estrellas rindan al máximo. Su problema será el cruce, como el de todos los que van por el grupo F, pero Blatt tiene un autentico equipazo aunque le falte la dirección y la magia de J.R Holden, que no ha vuelto a enfundarse la casaca rusa tras amargarle a España su Eurobasket con una canasta para el recuerdo.



Grecia es la otra selección que puede impedir que los cuatro equipos que salgan del grupo E sean los semifinalistas. Dependerá de si ellos o los rusos son primeros, y del nivel de desgaste que acumule el cuarto clasificado del otro lado del cuadro. El conjunto heleno, campeón en 2005, es el equipo que más bajas acumula. Papaloukas y Diamantidis ya llevan varios veranos de ausencia y la lista de bajas se completa con Spanoulis, Schorsianitis, Perperoglu o Tsartsaris. ¿Por qué, aún así, Grecia cuenta? Muy fácil, porque llevan la competición en el ADN, bueno y porque a pesar de las bajas son un gran bloque. En ausencia de todos estos cracks, Bouroussis debe ser el líder del equipo. El nuevo fichaje del AJ Milano será la referencia griega. Junto a él, Calathes debe consolidarse como el gran director de juego que ha mostrado en la Euroliga y Zisis tiene que elevar su capacidad de producción ofensiva. Además cuentan con gente tan experimentada como Fotsis, un NBA como Koufos y la sabia nueva debe aportar. La verdad es que si no fueran griegos estarían más abajo en la previsión. Pero si, el Egeo les vio nacer y solo con eso su presencia en cuartos estará asegurada.

Turquía tiene la mala suerte de que va en la parte del cuadro de todos los favoritos. En la otra parte estaría en cuartos seguro, pero en esta parte, y salvo sorpresa mayúscula, no estarán en la lucha por las posiciones de privilegio. Y eso que van a Lituania con el mismo bloque que fue plata en “su” Mundobasket y de que jugará el prometedor Enes Kanter. El liderazgo de Turkoglu se pondrá a prueba, una vez más, en esta competición. El de los Magic no jugó su mejor torneo con la selección el año pasado, ni a estado a su mejor nivel (el de los Playoff del 2009) en esta temporada en la NBA. De todo esto se querrá resarcir el bueno de Hedo, pero eso puede ser un arma de doble fijo que quite importancia, balones y tiros a gente que debe tenerlos como Ilyasova, Onan o el citado Kanter. Les faltan Okur y Erden pero tienen a Omer Asik, así que centímetros habrá. Talento sobra en los Otomanos, ahora solo falta el mismo compromiso del año pasado y una moral a prueba de bombas para la guerra terrible que será el grupo E. Debería quedarse sin cuartos, pero que nadie subestime a los turcos, o estarán entre los ocho mejores y nadie podrá decirles nada.



Los dos últimos equipos de esta jungla son Francia e Italia. Como Turquía deben pagar el peaje del sorteo. Como a Turquía, nadie debe subestimarles. Francia es la selección que mejor ratio victorias-derrotas tiene en el Eurobasket (9-1) y cuentan con un Tony Parker que está rallando a un nivel sensacional. El de los Spurs ha sido el máximo anotador en 7 de los 10 encuentros de los galos y viene con ganas de sacarse una espina que tiene: no haber ganado nada con Francia. Posiblemente esta no será la ocasión, pero Parker se ha rodeado de un equipazo. Para empezar este año si estará Joakim Noah. El pívot de los Bulls debe tener un papel crucial en el combinado “bleu” una vez que se ha recuperado a tiempo para la cita. Junto a estas dos estrellas hay otros cuatro jugadores con experiencia NBA (Gelabale, Diaw, Batum y Seraphin) y jóvenes como Albicy o De Colo con un talento tremendo. Italia, por su lado, llega a la cita con su Big Three unido por primera vez para una gran cita. Italia no jugaba un campeonato del máximo nivel desde el Eurobasket de España y eso es inadmisible para los transalpinos. El entrenador de moda en Europa, Pianigniani, será el encargado de conjuntar tres talentazos como Belinelli, Gallinari y Bargnani, y hacerles funcionar junto a un equipo que baja un peldaño o dos, el nivel respecto a estos tres cracks. Será interesante ver jugar a Italia, a pesar de que no deben pasar la primera ronda.

El tercer nivel y las “cenicientas”

A un tercer nivel estarán Croacia, Eslovenia, Israel y Montenegro. Los croatas cuentan con el nacionalizado y pretendido por media Europa Dontayne Draper, con la calidad de Bogdanovic y Tomas y con los centímetros de Tomic, Barac o Luka Zoric. Son un equipazo pero al que le falta defensa como el comer. Darán guerra y espectáculo, pero solo gracias al sorteo se les verá en cuartos de final. Eslovenia es un caso similar. Tuvieron su oportunidad de hacer algo grande en Madrid (el día de la remontada histórica de Grecia, perdón, de Papaloukas), pero deben morir en la orilla de los cuartos. Dragic, Lakovic, Smodis, Lorbek y compañía aseguran buen baloncesto, pero no medallas.

Israel y Montenegro cuentan con buenos jugadores (Eliyahu, Blu, Pnini, Halperin, por los hebreos, Cook, Pekovic, Scepanovic los montenegrinos) pero serán poco más que animadores de la competición. Israel parte en el grupo B (eliminada seguro) y Montenegro si pasará a la segunda fase, o debería, pero allí acabarán sus aspiraciones. En todo caso, es la primera participación de los balcánicos como país independiente y deben disfrutarla.

El resto son cenicientas: Polonia, Portugal, Letonia, Finlandia, Bosnia, Bulgaria, Ukrania, Georgia o Bélgica, son fruto de la expansión que ha sufrido este Eurobasket. Aún así hacen que nombres como Teletovic, Kelati, McCalebb, Rowland, Pachulia o Fesenko estén en esta fiesta del baloncesto. Serán 18 días para disfrutar y de los que saldrá, posiblemente, el campéon que más se lo haya tenido que trabajar en la historia. 

3 comentarios:

  1. Hola, Michelmostóles, soy CCRR69 de encestando. Lo 1º enhorabuena por el blog, la verdad he leído varias entradas y me han gustado.

    Sobre tu análisis del Eurobasket, decirte que me parece más acertado, de hecho bastante más que alguno que he leído por ahí...

    Mis niveles:

    1º España y Serbia.
    2º Lituania, Alemania e Italia.
    3º Croacia, Francia, Turquía, Rusia, Grecia y Eslovenia.

    Creo que más o menos así sería mi apuesta.

    Un saludo y ánimo con el blog.

    ResponderEliminar
  2. Hola Miguel,soy anelka el que da la vara de vez en cuando en encestando jejje.
    Gran análisis el tuyo, muy currado en serio. Te felicito.
    Mira, yo tengo un blog, que la verdad es muy "sui generis",ya que hablamos de basket, pero de una forma muy ácida y si podemos, muy desenfadada...
    Se llama "encestando con anelka..."
    De momento, es un blog restringido, porque quiero,que de momento sea para "enfermos" del basket, luego ya se verá si ampliamos miras.
    En fín , si te apetece, me envías un e-mail a mi correo: yoanelkita@gmail.com y te mando una invitación .
    Te registras como lector y puedes comentar , sugerir,lo que quieras.
    Bueno, no te molesto más y te felicito nuevamente por tu "curro".
    Salu2 y buena suerte con tu blog.

    ResponderEliminar
  3. Miguel, que sepas que yo también estoy en el blog de Anelka...Si te gusta debatir pásate por allí, puedes poner lo que quieras (eso sí, siempre nos hablamos con respeto) y hay gente que sabe bastante de basket. No como Anelka jaja.

    ResponderEliminar