martes, 17 de mayo de 2011

De premios y premiados

Ayer se hizo oficial el MVP de la temporada regular de la ACB. El premiado fue el alero de Caja Laboral, Fernando San Emeterio. Con el nombramiento del cántabro se saben ya todos los galardones de la temporada en la ACB. San Eme sucede a Thiago Splitter como mejor jugador de la competición. Marcelinho, Carroll, el propio San Emeterio, Caner-Medley y Tomic han formado el quinteto inicial; Gustavo Ayón ha sido el jugador revelación y Xavi Pascual ha sido nombrado, por segundo año seguido, mejor entrenador de la liga.

Yo quería hacer mi particular visión sobre estos premios. Empecemos por el MVP. Entre jugadores (los que más le han apoyado), entrenadores, medios y afición han catapultado al internacional español al MVP de la competición. 16,6 puntos de valoración (12 puntos, 5 rebotes y 3 asistencias de media), colocar de nuevo a Caja Laboral en las posiciones de honor de la tabla (cuarto clasificado) y sobre todo la raza y el liderazgo de una institución como baskonia le han valido este premio. No creo que nadie dude de que se lo merezca, ¿pero es el que más se lo merece?



Quizá hay dos nombres que suenen en la cabeza de muchos y que se lo merezcan un poco más que San Emeterio. Estamos hablando de dos americanos: Jaycee Carroll y Nik Caner-Medley. El cañonero del Gran Canaria 2014 ha repetido galardón como máximo anotador de la liga, lo que le ha llevado a desplazar del quinteto ideal nada más y nada menos que a Juan Carlos Navarro. Los 19,6 puntos por partido de Carroll, con un 45% en triples y un 91 % de tiros libres han colaborado y mucho para que Gran Canaria acabase en quinta posición de la fase regular. En una segunda parte del año en la que no estuvo Savane, Carroll tiró del carro canario con un liderazgo digno de admirar para alguien que solo cumple su segunda temporada en ACB. Y es que Jaycee Carroll, a base de exhibiciones anotadoras (cuatro partidos con más de 30 puntos le avalan) metió bien dentro a Gran Canaria en Playoff. Quizá por méritos no exclusivamente de los números sino en incidencia en la clasificación final de su equipo Carroll merezca más que San Emeterio el MVP.

Pero mi MVP, a pesar de estos datos de Carroll, sería para Caner-Medley. Al de Beverly solo le ha faltado una cosa: meter a su equipo en los Playoff. Porque el dominio del ala-pivot de Asefa Estudiantes ha sido sobrenatural, sobre todo en la segunda parte de la temporada. MVP de los meses de febrero, marzo y abril. Nadie desde Marc Gasol dominó así la liga. Exhibición tras exhibición que casi llevan a Asefa Estudiantes a los Playoff. Ese ‘casi’ ha privado al 22 de los colegiales el MVP. Máximo reboteador de la liga y jugador más valorado de la ACB. Nadie duda que si hubiera conseguido meter a Estudiantes entre los ocho primeros el MVP hubiera sido para él. Es el MVP de los medios y segundo de la general, a quince de San Emeterio.



Del resto de premios solo rebatiría dos cosas: El pivot ideal y el entrenador del año. Ante Tomic no ha sido el mejor pivot de la Liga ACB. Esto si que me atrevo a afirmarlo categóricamente. Aquí Gustavo Ayón ha hecho muchos más méritos que el madridista. Porque el Madrid está donde esta no por ninguna individualidad y mucho menos la de Tomic. A pesar de que ha sido el baluarte ofensivo en muchas fases de la temporada, el ‘4’ blanco no ha sido ese pivot determinante que se espera que sea (que debe ser). Ayón, sobre todo desde la marcha de Batista a Caja Laboral, ha sostenido al Fuenla hasta llevarle de nuevo a unos Playoff por el título. Esto va más allá de números (mejores los de Ayón en valoración, rebotes, tapones, tiros de 2 y recuperaciones) va sobre dónde ha llevado cada uno a su equipo. No solo Ayón: Donaldson (a pesar del descenso de Menorca), Barac, Slaughter…muchos nombres parece que encajarían mejor que el de Tomic como ‘5’ de la competición.



Por lo mismo, Svetislav Pesic o Pedro Martínez merecen mucho más que Xavi Pascual ser el entrenador del año. Que el Barça, con este equipazo, acabe primero de la liga regular entra dentro de lo común. Para que un técnico de un grande sea nombrado entrenador del año debe ser con una exhibición como la blaugrana el año pasado. Pero este año no ha sido así. Este año si el Barça ha sido el mejor de la regular ha sido por la irregularidad del Madrid en momentos clave (más centrado en Euroliga que en ACB en muchas ocasiones) y por la sobrada calidad de su plantilla más que por una labor excelsa de Pascual como, repito, si la tuvo el año pasado. La prueba es que casi con el mismo equipo las sensaciones fueron mucho mejores el año pasado (el de conocerse) que este (el de consolidarse). Por eso para mí Svetislav Pesic que resucitó a una plantilla sin rumbo (increíble 23-4 después de un 1-6 horrible) y la llevó también hasta los cuartos de final de la Euroliga es el candidato perfecto para entrenador del año. También Pedro Martínez, que ha llevado a su equipo a un gran quinto puesto sobreponiéndose con trabajo y cantera a la lesión de Savane y a la de Taurean Green al final, se merece en mi opinión llevarse el MVP de los entrenadores. Pero se me antojan más nombres: Maldonado por la misma razón en Fuenlabrada o Porfi Fisac, a pesar de que su Valladolid al final se quedó sin Playoff.

Quizá en estos premios no deberían participar tantos factores tan distintos. Quizá deberían ser solo los entrenadores o la afición (medios y jugadores yo no creo que pinten demasiado en esto) los que dieran estos premios. En todo caso, aún queda lo mejor, ¡queda la lucha por el título!

No hay comentarios:

Publicar un comentario