martes, 15 de marzo de 2011

Los periodistas también son trabajadores

Si para ser arquitecto tienes que estudiar arquitectura o para ser ingeniero antes has tenido que estudiar una ingeniería. ¿Por qué puedes ser periodista, o llamarte periodista, sin ser licenciado en periodismo? En eso parece que se ha convertido este mundo del periodismo últimamente. Personas que por salir en la tele o escribir en un blog ya se creen que podrían ser redactores de El País.

Más cosas. Si todos los trabajos tienen sus convenios y sus estatutos, ¿tan complicado es aprobar uno también para el periodismo? Y se ha propuesto, si. Hace ya casi 11 años, en Valladolid, el Foro de Organizaciones de Periodistas aprobó el Estatuto del Periodista Profesional. Un estatuto que el actual Gobierno debería haber, al menos, llevado al congreso para ser debatido.

Pero, ¿para qué? ¿Para qué esos licenciados que trabajan con un horario sin definir y por cuatro duros tengan un horario regulado y un salario decente? ¿Para que las empresas dejen de tener mano de obra semigratuita aprovechando las becas y que la gente “tiene que adquirir experiencia”? Está claro que no interesa, a un cierto colectivo al menos no.

El FOP tampoco pedía ninguna condición extraordinaria. Solo lo que corresponde. Que los periodistas sean profesionales acreditados por un ente público para que no cualquier persona pueda ir diciendo por ahí que es periodista. Derechos y obligaciones. Vamos lo mismo que cualquier trabajador. Que no vaya de periodista por la vida nadie al que le pregunten quién es Richard Kapuscinsky y no sepa responder. Por ejemplo. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario