domingo, 13 de febrero de 2011

La nueva mentalidad abertzale

Esta semana, concretamente el miércoles, se presentó la nueva formación de la izquierda abertzale vasca. Bajo el nombre de Sortu (nacer, en Euskera) los abertzales tratarán de poder optar a tener representación en futuros gobiernos tanto autonómicos como nacionales. Con el nacimiento de Sortu, se empieza a creer que la izquierda radical vasca ha cambiado su mensaje.

Para ello, Sortu ha dado un paso que hasta ahora ninguna formación abertzale había dado. Rechazar la violencia de ETA. De hecho, y citando literalmente sus estatutos, esta formación señala que no hay cabida para forma alguna de actuación violenta ni para conductas que le sirvan de complemento y apoyo político”. Quizá se ha echado en falta que se pida el fin de la banda terrorista. Pero no hay duda de que éste es un gran paso.

En cualquier caso, de estos estatutos se pueden sacar algunas conclusiones, pero una fundamental: ETA se está quedando sin apoyos políticos en el País Vasco. Algo clave más para el esperado fin de medio siglo de actividad terrorista. La izquierda nacionalista vasca ya no quiere más violencia. Es un triunfo para la defensa de las ideas mediante las palabras.

En conclusión, en el camino hacia el cese de las actividades terroristas de ETA este es, o debe ser, un punto de inflexión clave. A pesar de que hay quien ha criticado al gobierno por esto, no hay duda de que se ha conseguido algo que no se había conseguido nunca. Aunque hay que ir con cautela,  y no se deben echar las campanas al vuelo antes de tiempo. Más que nada por respeto a las familias de las víctimas de ETA.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario