jueves, 20 de octubre de 2011

Ni Rossi, ni Lorenzo, ni Pedrosa…¡Marc Márquez!




Juro que tenía pensado escribir esto hace ya al menos dos semanas y que la noticia de ayer no tiene nada que ver con que haga este post. Este artículo se fraguó basado en dos ideas: quería escribir de algo que no fuera baloncesto y el chaval, porque no es un hombre aún, es uno de esos deportistas que me inspiran para intentar hacer algo parecido a un elogio. Esta mañana se ha conocido que el piloto catalán del cual voy a hablar ha decidido quedarse un año más en la categoría de Moto2. Más allá de mi valoración acerca de este hecho (luego entraré en ella), esta noticia es simplemente una manera, como cualquier otra, de sumergir a quien lea esto en la historia de Marc Márquez.


miércoles, 5 de octubre de 2011

Todos contra el Barça



En unos días (sábado, 18:00 de la tarde) arranca la Liga ACB. Para los que cobran por ello la liga Endesa, pero como a mí Endesa no me paga un duro, seguiré llamándole  Liga ACB. Tras la Supercopa, en la que volvió a reinar el Barça Regal (que este año es al revés), llega el momento de la ACB. Y la consigna está clara: esto es un todos contra el Barça, conquistador de los tres títulos nacionales en juego la temporada pasada, de la ya mencionada Supercopa y que no parece tener límite.

jueves, 22 de septiembre de 2011

Sangre de Atenea

Cuenta la mitología griega que Atenea era Diosa de la sabiduría y de la guerra entre otras muchas cosas. Si Ares era la fuerza, ella era la inteligencia en la batalla. Nació de la cabeza de su padre Zeus, de ahí que fuera, sin duda la más inteligente de todos los dioses del Olimpo griego. Seguro que Theodoros Papaloukas (Atenas, 1977) no nació de la cabeza de su padre. Pero si la mitología no lo fuera tanto, seguro que el bueno de Theo tendría algo de la sangre de Atenea en sus venas. Por suerte, Papaloukas no empleó la inteligencia con la que nació para la guerra, o al menos no para la guerra armada. Lo hizo para ser el más listo sobre un campo de 28x15. Para acabar con todo aquel que intentara poner resistencia a él y sus guerreros fieles.

viernes, 16 de septiembre de 2011

La Bomba contra la cenicienta

Pues bien, 16 días y nueve partidos después, ha llegado la hora de la verdad. Ha llegado el momento en el que se juega por las medallas. Ese momento en el que a los buenos el aro se les hace un poco más pequeño y en el que los elegidos dan un paso al frente y piden el balón ataque tras ataque. Hoy España va a jugar las semifinales del Eurobasket por séptima vez consecutiva y va a intentar lograr su tercera medalla consecutiva en un europeo, algo que solo Yugoslavia ha logrado desde el año 1993 (después de la disolución de la URSS y la separación croata de Yugoslavia). Son palabras mayores.



miércoles, 7 de septiembre de 2011

El penúltimo vals de “Saras”

He de confesar una cosa, llevaba unos días pensado en escribir del gran Papaloukas. Simplemente como explicación de porqué su foto adorna mi blog, y para salirme un poco de la temática del Eurobasket. Lo de “Theo” lo haré, seguro y más pronto que tarde. Pero es que hoy, de 20:00 a 22:00, hemos asistido a una verdadera exhibición de uno de los bases que ha dominado Europa en la última década. No sé si este será su último vals (no lo creo, pero por desgracia si será ya uno de los últimos) pero hoy Sarunas Jasikevicius nos ha hecho disfrutar de lo lindo durante los 18 minutos que ha estado en la cancha del Siemens Arena de Vilnus.

Sus números hoy son los siguientes: 18 minutos jugados con 14 puntos (incluidos dos triples) y 7 asistencias. Los números los dejo como guiño a la estadística que siempre acompaña a este juego. Hoy se puede decir que ha sido un día de bases. Schaffartzik ha cosido a Ricky Rubio; el propio Ricky se ha reivindicado (a medias) con un par de acciones defensivas; Calderón ha vuelto a su nivel gris; Parker ha hecho otro gran partido pero un poco borrado por sus cuatro triples fallados en el atasco monumental de Francia en la zona turca; Tunceri ha fallado el triple que le podía haber dado ventaja a Turquía a falta de poco más de 10 segundos para el final. Y en estas, a eso de las 20:00 empezaba el partido de la jornada. Salían a la cancha Jasikevicius y Teodosic (Y Kalnietis, por supuesto). Y un hombre, de 35 años, ha sobresalido sobre todos estos hombres.

Más sabe el diablo por viejo…

Y comenzó el vals. Saras salía a mitad del primer cuarto por Kalnietis (guiño al titular de los lituanos: 19 puntos, 7 asistencias. Partidazo) y empezó la exhibición. Algo tan elemental como el Pick and Roll convertido en arte. Como Prigioni con Scola. Como Papaloukas con “Baby Shaq” en las famosas semifinales de “nuestro mundial”. Su socio, un chico de 19 años que tiene potencial de megaestrella en Europa y de futurible crack NBA. Valanciunas se ha hinchado a recibir balones y a acabar las continuaciones una vez tras otra. Parece que llevan juntos toda la vida. Que pena que Saras no tenga unos años menos porque si no ibamos a tener diversión para varios veranos. Pero no solo eso ha hecho el ex de Barça, PAO o Maccabi, Jasikevicius ha anotado prácticamente cuando ha querido. De dos, de tres, forzando faltas. De crack absoluto.



Y enfrente no tenía a un cualquiera. Enfrente tenía a uno que está llamado a ocupar su lugar en el panorama europeo. Enfrente estaba Milos Teodosic. Un Milos que ha acabado absolutamente desquiciado. Eliminado por faltas (y van dos partidos seguidos) y con una técnica al banquillo serbio debido a protestas airadas suyas. Teodosic es un super clase, de hecho ha cogido las riendas de su equipo sin problema. Milos es un crack, en mi opinión le falta un poco más de selección de tiro. Todo lo demás lo tiene. Pero claro tiene apenas 24 años. Una década menos de vivencias. Acaben ustedes mismos el refran con el que se encabeza esta parte del artículo…

Una década del 13

Lo mejor es que Jasikevicius lleva haciendo esto desde el siglo pasado. Lo ha hecho en Olimpia Ljubiana, en el Barça, en Maccabi, en la NBA (menos, eso si) en el PAO, en el Lyetuvos, en el Fenerbahce y en la selección. Muchos grandes de Europa se han aprovechado de su talento y su ejecución del Pick and Roll. Ha ganado títulos en todos los países donde ha jugado (menos en la NBA). Cuatro Euroligas, MVP’s personales y sobre todo el respeto de todo el mundo (FIBA) del baloncesto.

Este es uno de esos artículos que salen de dentro, de ver una exhibición así y plasmarlo de alguna manera. Por supuesto que Jasikevicius se merecería algo más amplio, profundo y documentado a conciencia. Pero bueno, por ahora nos quedaremos con este penúltimo (esperamos) vals de Sarunas Jasikevicius. 

jueves, 1 de septiembre de 2011

Males españoles y franceses


Como crónicas las hay en todos lados, yo voy a escribir hoy sobre algo que me ha dado por pensar viendo el partido de Francia-Israel. El cinco inicial de los galos (Parker-Gelabale-Batum-Diaw-Noah) impone. Y lo hace por varias cosas. Todos son NBA y eso se nota en su forma de jugar, menos europea que las de otros conjuntos que están en este Eurobasket. Ellos presionan la línea de pase, roban y corren, con lo que anotan fácil. Intimidan en la zona y son difíciles de defender en el uno contra uno precisamente por su físico. Además, Parker lleva dos partidos a un nivel estratosférico. Ayer rescató a los suyos en un partido complicado contra la combativa Letonia y hoy simplemente ha machacado a los hebreos mientras ha habido partido. Y lo ha hecho como ha querido y cuando ha querido. Ha anotado y ha asistido e incluso se ha permitido hasta poner un tapón. Cosa que no es más que una anécdota, pero que habla de lo fácil que está jugando el de los Spurs estos dos días.

Batum y Gelabale anotan de fuera y rompen el aro. Van a ser un duo exterior realmente difícil de parar. Son buenos y tienen quien les de balones cuando están en posición de ejecutar. Batum es un buen ejemplo de ese alero al que España le va a costar defender mucho. Por suerte, nos lo encontraremos tarde y con experiencias ya en ese tipo de defensas (sin ir más lejos, mañana con Deng).


Y la pareja interior quizá no es la mejor del campeonato, pero hay que tenerla muy en cuenta. Boris Diaw es ese hombre que puede hacer un poco de todo en una cancha de baloncesto. Con sus 2,03 bota bien la bola, anota, rebotea gracias a su gran físico y tiene un gran compromiso con este equipo. Noah, en su primer verano con Francia, ya está enseñando sus armas. Es algo así como el Felipe Reyes francés. Brega insaciable sin negar cierta anotación a los suyos.

Una vez hecha esta miniradiografía francesa, y voy al tema que me lleva a escribir esto, ¿qué tienen en común (para mal) España y esta Francia? La ausencia de aportación desde el banquillo. Hoy los franceses han dado grandes bajones de juego cuando no estaban los titulares. Albicy no es Parker ni De Colo (aún siendo un talentazo) no aporta al equipo lo mismo que Gelabale. Y así con el resto del equipo. Aunque tienen centímetros e intimidación en el banco, el juego decae sensiblemente. Falta ver a Parker dirigiendo con los suplentes (la rotación de Collet ha sido Batum y cuatro suplentes, algo parecido a lo que hizo ayer Scariolo) pero la sensación es que hay un escalón entre titulares y suplentes.

Y ese escalón, por desgracia, lo tenemos nosotros también. Sean sinceros, de los jugadores 6 al 12 nacionales (poniendo a Ibaka como sexto hombre) cuántos están al nivel que exige una competición así. Más allá de que Ricky vaya antes en la rotación de Sada (solo Scariolo sabe porqué) o de que el resto sean mejores de lo que en la selección muestran, si fueran lituanos, serbios o franceses, ¿cambiarían alguno de sus jugadores de banquillo por los nuestros? Yo desde luego no. O al menos ahora mismo no. Y ese es un gran problema, porque se supone que tenemos la mejor plantilla del campeonato. Hoy, en la hora de los experimientos, Portugal nos ha ganado el último cuarto claramente además. Falta de confianza, de química o de intensidad, el hecho es que estos hombres no responden. Y nos harán falta porque son 11 choques en 18 días y las medallas nos las jugaremos con equipos con rotaciones infinitas como son serbios y lituanos. Y ahí no podemos llegar con los buenos “quemados”.

Eso es, entre otras cosas, en lo que debemos de mejorar. Debe haber al menos 8 o 9 que aporten de verdad al grupo. Luego no pasa nada si hay uno o dos con un peso marginal (EE.UU ha ganado oros con Boozer o Chandler sin jugar), pero hay que tener al grueso del grupo implicado. Ver a Francia me ha hecho caer en esto. Somos mejores que ellos pero tenemos los mismos defectos aunque diferentes virtudes (ellos no tienen a los Gasol ni a Navarro, claro). Pero son dos equipos que aspiran a medalla y que van a tener problemas similares en el campeonato y por eso he visto bien traer esta comparación aquí.

lunes, 29 de agosto de 2011

Todos contra España



En el Eurobasket con más equipos de la historia, y el de más calidad de la última década, hasta ocho selecciones tienen opciones, más o menos reales, de medalla en el campeonato de Europa que comenzará dentro de dos días en Lituania. El sorteo ha dejado dos cuadros muy descompensados. Por un lado, los grupos A y B (que luego será el E, en la segunda fase) donde están España, Lituania, Turquía en el A, y Alemania, Francia, Serbia e Italia en el B. No es muy arriesgado decir que de ahí saldrán, como mínimo, tres de las cuatro semifinalistas de la competición. Solo Grecia o Rusia, por el otro lado, tienen opciones de colarse entre los cuatro mejores. Lado del cuadro en el que estarán las siempre peligrosas republicas exyugoslavas, y poco más.

Con esta distribución de los grupos del Eurobasket, lo que nos aseguramos los espectadores es una segunda fase (en el grupo E, el de España) de auténtico lujo. Ahí no habrá partido malo o intrascendente. Será una guerra de tres días, en la que cada batalla será crucial para llegar a cuartos y no quedarse así fuera de los juegos de Londres a las primeras de cambio. Contando con que España, Serbia y Lituania deben acceder a cuartos sí o sí, equipazos como Turquía (subcampeón del Mundo), Francia (con seis jugadores que han jugado en la NBA este año), Italia (con el Big Three Gallinari-Belinelli-Bargniani), o Alemania (vuelve Nowitzki, MVP de las finales de la NBA) librarán una lucha terrible por una última plaza a los cuartos. Y por no decir adiós antes de tiempo a Londres.

El tema de los Juegos Olímpicos ha traído cola. La decisión del COI de otorgar plaza como anfitriona a Gran Bretaña ha eliminado de raíz una plaza directa. Así las cosas, a los JJ.OO irán directamente campeón y subcampeón. Mientras que los equipos que queden del tercer al sexto lugar, jugarán un preolímpico terrible en el mes de julio del año que viene. Es decir, hay que llegar a la final para no meterse en líos. Y llegar al Kaunas Arena el día 18 de agosto va a ser realmente complicado.

Nivel, mucho nivel

Hablemos de equipos y de jugadores. Y vamos a empezar por el anfitrión y uno de los pocos candidatos a destronar a España. Llega Lituania a su Eurobasket con una mezcla de veteranía y juventud que da como fruto un bloque absolutamente temible. Y eso que no están ni Siskauskas ni Maciulis. Pero han vuelto Kaukenas, Songaila, Kristov Lavrinovic (su hermano Darius, ex del Madrid, se queda fuera) y sobre todo Jasikevicus. El genial base, a sus 35 años de edad, será el lider espiritual de un bloque que sueña con repetir el oro logrado en el año 2003 (también en su país). Quizá el ex del Barça ya no está en su mejor momento, es más, Kalnietis jugará muchos minutos y de calidad, pero es el líder del equipo sin duda. Y como hemos dicho, vuelven veteranos curtidos en mil batallas, que están ante su última posibilidad de medalla (o penúltima, si van a los JJ.OO). Y a estos veteranos se les une la nueva hornada lituana. Una nueva hornada que ya asombró el año pasado logrando el bronce en el Mundobasket. Para empezar, hay que destacar a Valanciunas. El pívot, drafteado en el número 5 por los Raptors, se ha paseado en el Mundial sub-19 y llega a su primera gran cita con los mayores con ganas de asombrar. También hay que reseñar la figura de Martynas Pocius, flamante fichaje del Madrid, que fue una de las estrellas el año pasado en Turquia. Gran penetrador, buen defensor y buen tirador exterior (aunque debe mejorar en esa faceta), el nuevo jugador blanco será un suplente de lujo de Kaukenas. Y la convocatoria la completan Jasaitis, Petravicius o Javtokas. En resumen, Kemzura debe llevar a los suyos mínimo a semifinales con un país volcado con el combinado nacional.


Serbia llega a Lituania con su estrella Milos Teodosic con ganas de resarcirse de la final perdida en Polonia y consolidarse como mejor base de Europa. Ivkovic ha rodeado al del CSKA de la misma guardia (guardia a secas, porque vieja no se puede decir que sea) con la que lleva ganando y ganando desde que eran críos. Los Keselj, Tepic, Macvan, Bjelica y compañía forman un convenio de virtudes interiores y exteriores que le pueden jugar de tú a tú a cualquiera. Son un equipazo en el que los “mayores” son Krstic y Savanovic (28 años) y que tienen a un maestro como Dusan Ivkovic en el banquillo. Los balcánicos no rascan medalla en un Eurobasket desde hace 10 años (cuando ganaron el oro en Turquía) y eso es demasiado tiempo en uno de los mejores y más productivos viveros del basket europeo. A pesar de la baja a última hora de Velickovic, y de haber firmado una preparación con dudas (balance de 7-4), deben estar en la lucha de igual a igual con España y Lituania por las medallas.

En un escalón intermedio entre estas dos y el resto de aspirantes a medalla está Alemania. La razón tiene nombre y apellidos: Dirk Nowitzki. La presencia del MVP de las finales de la NBA convierte un equipo condenado a no pasar de la primera fase en candidato a medalla. Él solo puede llevar a su equipo a rascar metal (ya lo hizo en 2005) y su sola presencia pone a los alemanes un escalón por encima de equipos como Italia, Rusia, Grecia, Turquía y Francia. De todas maneras, Alemania no es solo Nowitzki. A Lituania acudirá también Chris Kaman (que va porque va Nowitzki) y un grupo de jóvenes que tiene que explotar (sobre todo Benzing) y gente de toda la vida como Hamann que aportará la sobriedad en momentos complicados. Los alemanes buscarán estar, al menos entre los seis primeros, razón principal por la que Nowitzki acude a la llamada de su país. El teutón quiere estar en Londres, ¿alguien que se atreva a impedírselo?

La espesa jungla

Tras estos tres equipos, en un escalón inferior, aunque muy poco inferior, se encuentra un ramillete de selecciones que aspira perfectamente a medalla y que en un buen día pueden amargar la existencia a cualquiera, incluidas las tres mencionadas anteriormente y España. Estas selecciones son Rusia, Grecia, Turquía, Francia e Italia. Los rusos quieren demostrar que el oro de Madrid no fue flor de un día y se han vuelto a juntar los buenos para la causa. Kirilenko será el líder, junto a Khriappa, de un equipo donde los Monya, Bykov, Ponkrashov, o Mozgov harán de guardia pretoriana para que sus estrellas rindan al máximo. Su problema será el cruce, como el de todos los que van por el grupo F, pero Blatt tiene un autentico equipazo aunque le falte la dirección y la magia de J.R Holden, que no ha vuelto a enfundarse la casaca rusa tras amargarle a España su Eurobasket con una canasta para el recuerdo.



Grecia es la otra selección que puede impedir que los cuatro equipos que salgan del grupo E sean los semifinalistas. Dependerá de si ellos o los rusos son primeros, y del nivel de desgaste que acumule el cuarto clasificado del otro lado del cuadro. El conjunto heleno, campeón en 2005, es el equipo que más bajas acumula. Papaloukas y Diamantidis ya llevan varios veranos de ausencia y la lista de bajas se completa con Spanoulis, Schorsianitis, Perperoglu o Tsartsaris. ¿Por qué, aún así, Grecia cuenta? Muy fácil, porque llevan la competición en el ADN, bueno y porque a pesar de las bajas son un gran bloque. En ausencia de todos estos cracks, Bouroussis debe ser el líder del equipo. El nuevo fichaje del AJ Milano será la referencia griega. Junto a él, Calathes debe consolidarse como el gran director de juego que ha mostrado en la Euroliga y Zisis tiene que elevar su capacidad de producción ofensiva. Además cuentan con gente tan experimentada como Fotsis, un NBA como Koufos y la sabia nueva debe aportar. La verdad es que si no fueran griegos estarían más abajo en la previsión. Pero si, el Egeo les vio nacer y solo con eso su presencia en cuartos estará asegurada.

Turquía tiene la mala suerte de que va en la parte del cuadro de todos los favoritos. En la otra parte estaría en cuartos seguro, pero en esta parte, y salvo sorpresa mayúscula, no estarán en la lucha por las posiciones de privilegio. Y eso que van a Lituania con el mismo bloque que fue plata en “su” Mundobasket y de que jugará el prometedor Enes Kanter. El liderazgo de Turkoglu se pondrá a prueba, una vez más, en esta competición. El de los Magic no jugó su mejor torneo con la selección el año pasado, ni a estado a su mejor nivel (el de los Playoff del 2009) en esta temporada en la NBA. De todo esto se querrá resarcir el bueno de Hedo, pero eso puede ser un arma de doble fijo que quite importancia, balones y tiros a gente que debe tenerlos como Ilyasova, Onan o el citado Kanter. Les faltan Okur y Erden pero tienen a Omer Asik, así que centímetros habrá. Talento sobra en los Otomanos, ahora solo falta el mismo compromiso del año pasado y una moral a prueba de bombas para la guerra terrible que será el grupo E. Debería quedarse sin cuartos, pero que nadie subestime a los turcos, o estarán entre los ocho mejores y nadie podrá decirles nada.



Los dos últimos equipos de esta jungla son Francia e Italia. Como Turquía deben pagar el peaje del sorteo. Como a Turquía, nadie debe subestimarles. Francia es la selección que mejor ratio victorias-derrotas tiene en el Eurobasket (9-1) y cuentan con un Tony Parker que está rallando a un nivel sensacional. El de los Spurs ha sido el máximo anotador en 7 de los 10 encuentros de los galos y viene con ganas de sacarse una espina que tiene: no haber ganado nada con Francia. Posiblemente esta no será la ocasión, pero Parker se ha rodeado de un equipazo. Para empezar este año si estará Joakim Noah. El pívot de los Bulls debe tener un papel crucial en el combinado “bleu” una vez que se ha recuperado a tiempo para la cita. Junto a estas dos estrellas hay otros cuatro jugadores con experiencia NBA (Gelabale, Diaw, Batum y Seraphin) y jóvenes como Albicy o De Colo con un talento tremendo. Italia, por su lado, llega a la cita con su Big Three unido por primera vez para una gran cita. Italia no jugaba un campeonato del máximo nivel desde el Eurobasket de España y eso es inadmisible para los transalpinos. El entrenador de moda en Europa, Pianigniani, será el encargado de conjuntar tres talentazos como Belinelli, Gallinari y Bargnani, y hacerles funcionar junto a un equipo que baja un peldaño o dos, el nivel respecto a estos tres cracks. Será interesante ver jugar a Italia, a pesar de que no deben pasar la primera ronda.

El tercer nivel y las “cenicientas”

A un tercer nivel estarán Croacia, Eslovenia, Israel y Montenegro. Los croatas cuentan con el nacionalizado y pretendido por media Europa Dontayne Draper, con la calidad de Bogdanovic y Tomas y con los centímetros de Tomic, Barac o Luka Zoric. Son un equipazo pero al que le falta defensa como el comer. Darán guerra y espectáculo, pero solo gracias al sorteo se les verá en cuartos de final. Eslovenia es un caso similar. Tuvieron su oportunidad de hacer algo grande en Madrid (el día de la remontada histórica de Grecia, perdón, de Papaloukas), pero deben morir en la orilla de los cuartos. Dragic, Lakovic, Smodis, Lorbek y compañía aseguran buen baloncesto, pero no medallas.

Israel y Montenegro cuentan con buenos jugadores (Eliyahu, Blu, Pnini, Halperin, por los hebreos, Cook, Pekovic, Scepanovic los montenegrinos) pero serán poco más que animadores de la competición. Israel parte en el grupo B (eliminada seguro) y Montenegro si pasará a la segunda fase, o debería, pero allí acabarán sus aspiraciones. En todo caso, es la primera participación de los balcánicos como país independiente y deben disfrutarla.

El resto son cenicientas: Polonia, Portugal, Letonia, Finlandia, Bosnia, Bulgaria, Ukrania, Georgia o Bélgica, son fruto de la expansión que ha sufrido este Eurobasket. Aún así hacen que nombres como Teletovic, Kelati, McCalebb, Rowland, Pachulia o Fesenko estén en esta fiesta del baloncesto. Serán 18 días para disfrutar y de los que saldrá, posiblemente, el campéon que más se lo haya tenido que trabajar en la historia. 

viernes, 26 de agosto de 2011

Pau vuelve para defender la corona


Hace dos años que España se proclamó campeona de Europa por primera vez en su historia. Fue en Polonia, superando momentos difíciles y venciendo en la final a la jovencísima Serbia de los Teodosic, Velickovic, Tepic y compañía. Se salvó un inicio horrible (derrota contra los balcánicos, sufrimiento extremo para derrotar a Gran Bretaña), pero se acabó jugando de escándalo en los cruces para deleite del entonces novato Sergio Scariolo.

Han pasado dos años de aquello, fracaso (a medias) en el Mundobasket de Turquía mediante, y en apenas unos días dará inicio en Lituania uno de los Eurobasket con más nivel que se recuerda. La mayoría de las grandes estrellas NBA han acudido a la cita (nadie quiere perderse los Juegos, a los que sólo acudirán directamente campeón y finalista) y, por si fuera poco, en el lado de España se va a formar un grupo para la segunda fase en el que cada victoria va a valer su peso en oro. A priori de ese grupo E saldrán, salvo que lo remedien griegos o rusos, los cuatro semifinalistas del Europeo. El que gane el Eurobasket habrá de haber jugado 11 partidos en apenas 18 días. Imperdible.

Pero dejemos rivales y calendario de lado de momento (habrá post aparte). España acude a la cita con todas sus estrellas posibles, aunque con un equipo que ha sido discutido hasta la saciedad en su estructura y en las decisiones de los descartes. A saber, entre los 12 que debutarán contra Polonia el 31 de agosto, hay tres bases, tres escoltas, un único alero y cinco interiores. Se han quedado fuera Suárez y Rafa Martínez en beneficio de Victor Sada y, porque no decirlo, de Ricky Rubio. Scariolo no quiere quedarse con  un único director de juego como le pasó en Turquía y para ello ha prescindido de un alero como Suárez (mucho más que el triplista en el que Messina le convirtió en el Madrid) y de un escolta, Rafa Martínez, que es una máquina anotadora y bastante buen defensor. A Scariolo se le discute, entre otras cosas, el hecho de que hay tres bases y medio (contando a Llull como base-escolta) por, tan solo un único alero nato como es San Emeterio, y se presupone que el del baskonia no va a jugar demasiado. Tampoco se sabe muy bien cual será el rol de Victor Claver. Scariolo lo quiere de 4 abierto, aunque el capitán de Power Electronics Valencia tampoco tiene muchos números para contar con un amplio número de minutos.

También se le ha criticado a España (yo me sumo a esa crítica) la preparación de “sol y playa” que ha hecho, un verano más, el equipo nacional. Solo un partido fuera de nuestras fronteras (Lituania, derrota) se antoja demasiado poco para saber el nivel real de los nuestros. Quizá se echa de menos que nos apuntemos a torneos como el de Londres o el más reciente de Atenas. Pero claro, vistos los resultados de la última década, tampoco se puede decir que nos haya ido mal con este modelo de preparación.

Virtudes interiores…

Hablemos de todo lo bueno que tiene la selección española. Hay que centrarse en los puntos fuertes de España, que son muchos, y que hacen creer que somos los favoritos absolutos. España es capaz de jugar a 85, 90 puntos con relativa facilidad. A esa anotación quizá solo pueden hacerle sombra Lituania, Serbia y un Nowitzki en un día estelar. Serbia ganó a España el año pasado un partido con guarismos altos, pero fue sin Pau y con un triple que Milos Teodosic aún no sabe como enchufó. A esa producción anotadora se puede llegar a base de correr o en estático. Matando el partido desde el inicio o ganando todos los cuartos de un partido. Se puede hacer también volcando el juego al juego interior o en un día en el que las defensas se cierren sobre Pau y eso lo aprovechen Navarro y Rudy para acribillar al rival de turno desde el perímetro. O piensen el partido que quieran. Casi siempre España debería salir ganando. Y todo porque tenemos 12 hombres que serían titulares en casi cualquier selección.



Para empezar tenemos algo que nadie más tiene: Pau Gasol. El jugador de los Lakers que este año llega con vacaciones de sobra y que debe ser el jugador determinante que siempre es en Europa. No parece haber pívot europeo capaz de parar al de Sant Boi ya que los recursos de Pau son ilimitados. Por supuesto no pretendo descubrir al mayor de los Gasol, cualquiera que lea esto sabe de que es capaz.

Pero no solo de Gasol (Pau) vive España. Sin ir más lejos de Sant Boi, su hermano Marc ha dado ese paso más que le hacía falta para consolidarse entre los mejores ‘5’ de la liga americana, cosa que aprovechará la selección española. Los dos hermanos hacen una pareja terrible para cualquiera cuando jueguen lleguen a 25-30 minutos de juego. Si les defiendes individual te acribillan. Si ayudas sobre uno, el otro te destroza. En resumen: son imparables. Y por si fuera poco, el nacionalizado Ibaka. El congoleño aportará la intimidación defensiva gracias a su increíble salto, y también porque no, una dosis de puntos interesantes en cada choque. Los últimos dos interiores de la rotación son Claver y Felipe Reyes. Uno, Claver, destinado a jugar pocos minutos y con la única misión de abrir el campo. Otro, Felipe, que no vive el mejor momento de su carrera (encima le ha sacudido la terrible noticia del fallecimiento de su padre) pero que tiene un corazón y una garra que son necesarias para todo equipo, y para la selección también.

...y virtudes exteriores

En la zona exterior española manda un hombre: Juan Carlos Navarro. El escolta del Barça es, sin duda, el mejor escolta de la competición. Además llega enchufadísimo y algo liberado de la presión que tuvo en Turquía de ser el líder del equipo, gracias a la vuelta de su “hermano” Pau. A Navarro, en la producción ofensiva, se le debe unir Rudy Fernández, un Rudy que ha vivido un verano algo difícil por su traspaso al Madrid y una inoportuna lesión en el codo en el segundo choque contra Eslovenia. No está haciendo una buena preparación (él mismo lo reconoció en su twitter), pero Rudy será el alero titular. Del mallorquín se dice que le costará parar a los treses altos, pero también sufrirán estos con la velocidad y el tiro de Rudy. Para cuando toque hacer descansar a estos dos cracks estarán Llull y San Emeterio. El del Madrid aportará como siempre su velocidad y su fuerza a la contra y un tiro exterior quizá algo irregular, pero que cuando tiene el día puede acabar con cualquiera. El de Mahon se está consolidando paso a paso en la selección y este año apunta a que será pieza muy importante. De San Emeterio, con decir que es el MVP de la ACB sobra. Hace un poco de todo y sin hacer demasiado ruido. En otra selección jugaría 30 minutos seguro. Pero es que tenemos un equipazo.


Y hay que acabar este repaso a los nuestros con los bases. La posición de la discordia (no por la calidad de los que van, sino por el último descarte). España cuenta con José Manuel Calderón, dos años después (no jugó en Polonia por decisión propia ni en Turquía, esta vez por lesión) y eso es mucho contar. Uno de los mejores, sino el mejor, director de juego de la competición (con permiso de Teodosic, Parker, Jasikevicius…) que aportará al juego español la calma y el saber estar que en muchas fases de juego no tuvimos en Turquía. Calde no es campeón de Europa, y querrá resarcirse de ello en esta cita. Sus suplentes serán Ricky y Sada. Póngalos en el orden que quieran. Razones para ello las hay. Ricky ya es un “veterano” de la selección, a pesar de que cumplirá 21 años en octubre, pero no está en su mejor momento. El que será base de los Timberwolves ha jugado muy por debajo se su nivel en Can Barça esta temporada, pero aún así debe sacar toda la magia que atesora para ayudar a los nuestros. Y el tercer base es el novato Victor Sada. Todo lo contrario que Ricky. Victor viene de hacer, posiblemente, el mejor año de su carrera. Todo gracias a su raza, su imponente físico y a una sobriedad en el juego que le pusieron en la rotación del Barça delante de Ricky en la final de la ACB. Veremos que rol le da Scariolo, pero Sada aporta cosas que ni Ricky ni Calderón tienen y que pueden venir muy bien en partidos comprometidos.

En resumen, España tiene equipo para ser campeona el día 18 de septiembre en el pabellón Kaunas Arena. Tiene el talento y la experiencia. Solo falta que no haya sorpresas ni desgracias por el camino. Desde el día 31 y durante las siguientes tres semanas, ¡toca disfrutar del mejor basket!

martes, 7 de junio de 2011

El príncipe en busca del anillo que le corone rey

Al acabar el tercer encuentro de las finales entre Miami y Dallas, un periodista le preguntó a LeBron James acerca de su “mal partido” y dudando de su condición de “superestrella” en el momento de la verdad. LeBron fue contundente en su respuesta: “Creo que te estás fijando sólo en una parte. Y sólo estás viendo la hoja de estadísticas. Sinceramente, tengo dos maneras de jugar. Esta noche, D-Wade se encargó de la faceta ofensiva, por lo que le permitimos manejar la pelota. Podrías ver el partido otra vez y ver lo que hice yo en el aspecto defensivo y mañana me haces una pregunta mejor”. Más allá del carácter ególatra de LeBron (que lo tiene, y mucho, solo hay que recordar el “llevaré mis talentos a South Beach”), la respuesta a esa pregunta tiene una parte muy grande de verdad.

Sus detractores, siempre han criticado su juego individualista, su poca visión del juego, su egoísmo en el mismo (no solo en los tiros, sino en el hecho de querer acaparar los focos), su mal perder, sus declaraciones, su carácter teatrero (la magnesia al cielo del pabellón antes de empezar un choque, por ejemplo). Sus admiradores (los más rendidos) le llevan nombrando como rey de la liga desde que llegó a ella (número 1 del Draft 2003, el de Wade, Carmelo, Bosh, Amare…), le comparan con Jordan y le ponen algún paso por encima de Kobe Bryant (el, objetivamente, y junto a Tim Duncan, dominador de la liga en esta década). Sus otros admiradores (los más objetivos, si me tengo que meter en un grupo sería en este) ven a LeBron como un jugador que es capaz de hacer de todo en una pista de baloncesto y que encima cada año mejora un poco más, igual no en estadísticas, si en el modo que las hace, en sensaciones sobre la pista. Aunque de sus estadísticas se puede sacar un dato cuanto menos curioso. Cada año (desde los más de 1800 en la Regular Season del año 2006) tira un poco menos a canasta, y sus números en ataque no se han visto especialmente resentidos. Además sus números en asistencias, tapones y rebotes tienen una regularidad que asusta. LeBron se va a un 27-7-7 cada año casi sin querer, e incluso se ha especulado sobre si puede acabar algún año con media de triple doble. Algo que solo Oscar Robertson consiguió hace 50 años.



Pero quien quiera mirar números, que los mire, que para eso están, pero yo quiero resaltar otra cosa, lo que se ve en la pista más allá de los fríos guarismos. En estos Playoffs hemos visto a LeBron parar, y bien, a dos fueras de serie como Pierce y Rose (lo del MVP en los últimos cuartos frente a James es para verlo varias veces, y no a favor del de Chicago precisamente). Le hemos visto liderar remontadas cuando Wade pasaba más desapercibido y llevar él el peso anotador cuando Flash no aparecía. James ha promediado 30 puntos en las victorias contra Celtics y más de 20 (sumados a la defensa sobre Rose en momentos calientes) contra Bulls. Hasta la final nadie dudaba que James (junto con Dirk Nowitzky, seguro), era el MVP de estos Playoffs. Una vez que el capitán de los Heat se ha presentado, y a lo bestia, en las finales como líder natural que es de los de Florida, LeBron James se ha apartado gustosamente y se ha dedicado a dirigir a los suyos. Él quiere el anillo y hará lo que sea para lograrlo. Dicen los que más saben de esto que Miami no tiene un base (Bibby no ejerce como tal, solo tira de tres cuando está solo y muy pocas veces sube la pelota), pues yo pienso que en LeBron tiene a uno. Que a nadie se le olvide que la asistencia a Bosh que le ha dado la victoria en el tercer partido a Miami viene del de Akron, y que nadie se le olvide que excepto dos malas decisiones en el último cuarto, James hizo un gran alarde de dirección del juego, pasando y sin precipitarse y encima defendiendo bastante bien (defensa, defensa, que para eso tiene el físico que tiene). A todo esto agregó 17 puntos para colaborar con la exhibición de Wade y retomar la ventaja de campo.



Vamos que LeBron dista ya mucho de ser ese jugador que jugaba por él y para él en Cleveland (aún así repartía mucho juego y aún así esos han sido los mejores años de los Cavs en mucho tiempo) y llegó a Miami aceptando su rol de escudero de Flash Wade. Y aunque se ha dudado de ese rol en muchas veces (sobre todo cuando se sacó la estadística de quién se tiraba las últimas bolas en Miami), si cuando llega la hora de la verdad, cuando se deciden los MVP, sabes dar este paso al lado, es que va a ser que si que sabe también ser ese jugador de equipo que se necesita para ganar anillos. Porque, para el que no lo sepa, LeBron llegó a la NBA después de jugar durante toda su infancia con los mismos chicos, en Akron, su ciudad natal, donde aprendió después de caer en alguna ocasión, que solo jugando en equipo se llega a ganar grandes cosas en un juego tan de conjunto como es este del baloncesto. Sinceramente, no es tiempo de comparar a LeBron con nadie, como tampoco hay que hacerlo con Nowitzki y Bird (el otro tema de moda). Es tiempo de disfrutar de todos ellos y hacerlo del presente, sin caer en los vicios del pasado. Es tiempo de disfrutar de ese hombre (llámenlo rey, si les place, pero yo no usaré ese término hasta que no se corone) omnipresente en una pista de baloncesto.

martes, 17 de mayo de 2011

De premios y premiados

Ayer se hizo oficial el MVP de la temporada regular de la ACB. El premiado fue el alero de Caja Laboral, Fernando San Emeterio. Con el nombramiento del cántabro se saben ya todos los galardones de la temporada en la ACB. San Eme sucede a Thiago Splitter como mejor jugador de la competición. Marcelinho, Carroll, el propio San Emeterio, Caner-Medley y Tomic han formado el quinteto inicial; Gustavo Ayón ha sido el jugador revelación y Xavi Pascual ha sido nombrado, por segundo año seguido, mejor entrenador de la liga.

Yo quería hacer mi particular visión sobre estos premios. Empecemos por el MVP. Entre jugadores (los que más le han apoyado), entrenadores, medios y afición han catapultado al internacional español al MVP de la competición. 16,6 puntos de valoración (12 puntos, 5 rebotes y 3 asistencias de media), colocar de nuevo a Caja Laboral en las posiciones de honor de la tabla (cuarto clasificado) y sobre todo la raza y el liderazgo de una institución como baskonia le han valido este premio. No creo que nadie dude de que se lo merezca, ¿pero es el que más se lo merece?



Quizá hay dos nombres que suenen en la cabeza de muchos y que se lo merezcan un poco más que San Emeterio. Estamos hablando de dos americanos: Jaycee Carroll y Nik Caner-Medley. El cañonero del Gran Canaria 2014 ha repetido galardón como máximo anotador de la liga, lo que le ha llevado a desplazar del quinteto ideal nada más y nada menos que a Juan Carlos Navarro. Los 19,6 puntos por partido de Carroll, con un 45% en triples y un 91 % de tiros libres han colaborado y mucho para que Gran Canaria acabase en quinta posición de la fase regular. En una segunda parte del año en la que no estuvo Savane, Carroll tiró del carro canario con un liderazgo digno de admirar para alguien que solo cumple su segunda temporada en ACB. Y es que Jaycee Carroll, a base de exhibiciones anotadoras (cuatro partidos con más de 30 puntos le avalan) metió bien dentro a Gran Canaria en Playoff. Quizá por méritos no exclusivamente de los números sino en incidencia en la clasificación final de su equipo Carroll merezca más que San Emeterio el MVP.

Pero mi MVP, a pesar de estos datos de Carroll, sería para Caner-Medley. Al de Beverly solo le ha faltado una cosa: meter a su equipo en los Playoff. Porque el dominio del ala-pivot de Asefa Estudiantes ha sido sobrenatural, sobre todo en la segunda parte de la temporada. MVP de los meses de febrero, marzo y abril. Nadie desde Marc Gasol dominó así la liga. Exhibición tras exhibición que casi llevan a Asefa Estudiantes a los Playoff. Ese ‘casi’ ha privado al 22 de los colegiales el MVP. Máximo reboteador de la liga y jugador más valorado de la ACB. Nadie duda que si hubiera conseguido meter a Estudiantes entre los ocho primeros el MVP hubiera sido para él. Es el MVP de los medios y segundo de la general, a quince de San Emeterio.



Del resto de premios solo rebatiría dos cosas: El pivot ideal y el entrenador del año. Ante Tomic no ha sido el mejor pivot de la Liga ACB. Esto si que me atrevo a afirmarlo categóricamente. Aquí Gustavo Ayón ha hecho muchos más méritos que el madridista. Porque el Madrid está donde esta no por ninguna individualidad y mucho menos la de Tomic. A pesar de que ha sido el baluarte ofensivo en muchas fases de la temporada, el ‘4’ blanco no ha sido ese pivot determinante que se espera que sea (que debe ser). Ayón, sobre todo desde la marcha de Batista a Caja Laboral, ha sostenido al Fuenla hasta llevarle de nuevo a unos Playoff por el título. Esto va más allá de números (mejores los de Ayón en valoración, rebotes, tapones, tiros de 2 y recuperaciones) va sobre dónde ha llevado cada uno a su equipo. No solo Ayón: Donaldson (a pesar del descenso de Menorca), Barac, Slaughter…muchos nombres parece que encajarían mejor que el de Tomic como ‘5’ de la competición.



Por lo mismo, Svetislav Pesic o Pedro Martínez merecen mucho más que Xavi Pascual ser el entrenador del año. Que el Barça, con este equipazo, acabe primero de la liga regular entra dentro de lo común. Para que un técnico de un grande sea nombrado entrenador del año debe ser con una exhibición como la blaugrana el año pasado. Pero este año no ha sido así. Este año si el Barça ha sido el mejor de la regular ha sido por la irregularidad del Madrid en momentos clave (más centrado en Euroliga que en ACB en muchas ocasiones) y por la sobrada calidad de su plantilla más que por una labor excelsa de Pascual como, repito, si la tuvo el año pasado. La prueba es que casi con el mismo equipo las sensaciones fueron mucho mejores el año pasado (el de conocerse) que este (el de consolidarse). Por eso para mí Svetislav Pesic que resucitó a una plantilla sin rumbo (increíble 23-4 después de un 1-6 horrible) y la llevó también hasta los cuartos de final de la Euroliga es el candidato perfecto para entrenador del año. También Pedro Martínez, que ha llevado a su equipo a un gran quinto puesto sobreponiéndose con trabajo y cantera a la lesión de Savane y a la de Taurean Green al final, se merece en mi opinión llevarse el MVP de los entrenadores. Pero se me antojan más nombres: Maldonado por la misma razón en Fuenlabrada o Porfi Fisac, a pesar de que su Valladolid al final se quedó sin Playoff.

Quizá en estos premios no deberían participar tantos factores tan distintos. Quizá deberían ser solo los entrenadores o la afición (medios y jugadores yo no creo que pinten demasiado en esto) los que dieran estos premios. En todo caso, aún queda lo mejor, ¡queda la lucha por el título!

miércoles, 6 de abril de 2011

Las empresas pagan lo que valemos

Estas son fechas en las que los jóvenes que se encuentran en el final de sus carreras empiezan a buscar trabajo como “becarios” para los meses de verano. Para ello, en muchas ocasiones, estos jóvenes se inscriben en el Centro de Orientación e Información de Empleo (COIE), donde hay una serie de empresas que demandan los servicios de este tipo de trabajadores, bajo convenio con las universidades.

Pero no son muchas las que confían en este sistema y las que lo hacen suelen responder a un perfil de pequeña o mediana empresa. Los sueldos son los que son. Entre 100 y 400 euros por una jornada media de unas cinco horas al día, cinco días a la semana. Estos datos llevan a plantear una pregunta ¿Las empresas confían en los estudiantes que acaban de salir de la universidad?

La respuesta es sencilla: no. Para los que se quejan de los sueldos y de la explotación a los becarios, deberían pensar más en cómo se está formando a esos hombres y mujeres que quieren salir al mercado laboral. En la carrera de periodismo de poco, o nada, sirven la mayoría de las asignaturas cursadas. Bueno, sirven para tener principios y fundamentos de todo pero no te preparan para la vida real.

Y esto lo saben los que mandan en las empresas. Y saben que van a tener que hacer en seis meses lo que la universidad no ha hecho en cinco años. El día que se salga más formado de la universidad los sueldos de becarios aumentarán y las empresas con más renombre también tirarán de estos recién licenciados (ahora graduados). Mientras tanto, tocará cargar con lo que nos den porque hay que aprender la profesión. Y dar gracias. 

lunes, 4 de abril de 2011

Elogio a Fabian Cancellara

Tras un día tan deportivo como el de ayer podría hablar de casi cualquier cosa (Lorenzo, Nadal, ACB, NBA y por supuesto de fútbol), pero de todas las horas que eché viendo deporte ayer me voy a quedar con la horita que pasé viendo el Tour de Flandes. Flandes, la primera de las grandes clásicas de primavera y uno de los cinco monumentos del ciclismo (junto a Lieja, Roubaix, Lombardía y Milan-San Remo). Esas carreras interminables de pavés, agonía y gloria. Esas carreras de más de seis horas encima de una bicicleta y donde nada se puede dar por seguro hasta el final. Y no lo voy a negar, todo esto no deja de ser una excusa para hablar de Fabian Cancellara. Después de que ayer me saliera del alma decirle a mi padre “este tío es uno de los deportistas a los que más admiro”, pensé que quería escribir algo así. De ahí que el título tampoco sea muy logrado que digamos.

Y eso que el suizo no ganó ayer en Flandes. La gloria se la llevó Nick Huyens. A sus 31 años, el corredor belga ganó en casa, ante la algarabía de una afición entregada a los corredores (no solo a los suyos, a todos). En un sprint cargado de agonía y escasez de fuerzas, el corredor del Saxo Bank de Contador se impuso a Chavanel y Cancellara y encontró su día de gloria.

La penúltima exhibición en el pavés

Pero si la gloria final se la llevó Huyens, el que ayer agrandó su leyenda (un poco más) fue Cancellara. Porque lo vivido los 40 kilómetros finales ayer en Flandes fue una exhibición en toda regla. No como la que el corredor del Team Leopard diera el año pasado tanto en Flandes como en Roubaix, donde Cancellara llegó solo, en dos auténticas demostraciones de fuerza que llegaron a hacer plantearse a la UCI la existencia de mecanismos mecánicos de ayuda en la bicicleta del de Berna. El doping mecánico de este hombre son dos piernas sobrenaturales y una capacidad para rodar en solitario solo al alcance de los más grandes.



Ayer “Espartaco” no hizo eso. Ayer el suizo enamoró (aún más) a sus admiradores a base de amor propio, amor por el ciclismo y amor por estas grandísimas clásicas. Aprovechando un demarraje de Boonen a falta de 40 km, Cancellara vio su oportunidad. Arrancó como lo hiciera el año pasado, con un cambio de ritmo brutal, a la caza de Chavanel (que iba escapado), al que no tardó demasiado en alcanzar. Tras “cazar” al francés, Cancellara inició su particular crono contra siete hombres, ¡siete!, del conjunto BMC que tiraban del grupo perseguidor. Pero aún así la dupla (ni un relevo de Sylvain) llegó con ventaja al punto clave de la carrera: el muro de Kapelmuur. Contra natura, siete hombres no habían podido con uno solo (bienvenidos al mundo de Cancellara). Allí se esperaba el tirón final del suizo pero sus fuerzas dijeron basta. Y donde otros se hubieran dejado llevar (qué necesidad de sufrir, si le había entrado una pájara colosal y él ya no tiene que demostrar nada a nadie), Fabian comandó el grupo (donde había gente como Gilbert, Boonen o Ballan) durante todo el muro hasta coronarlo en cabeza.

Y ahí no acabó la cosa. Tras 10 km de batalla, a falta de dos, Cancellara volvió a sacar fuerzas de flaqueza (solo él sabe de dónde) y en un acelerón bestial se llevó consigo a Huyens y Chavanel (chapeau para el francés ayer también) camino de la meta de Flandes, dejando de paso atrás al gran derrotado del día: el belga Tom Boonen. Llegó incluso a lanzar el sprint final, pero ahí Huyens se aprovechó de todo el esfuerzo de Fabian para hacerse con la victoria. Nada que objetar a Huyens, esto es ciclismo.

Cancellara, ¿hombre tour?

A los que nos gusta el Ciclismo más allá del Tour de Francia, nos preguntamos (o yo me pregunto) dónde llegaría este hombre si se planteara ganar una grande (vamos, el Tour). En Francia, Cancellara ha ganado cronos, ha ganado en línea, ha destrozado etapas (como el año pasado en el pavés), ha hecho verdaderas barbaridades para romper grupos en grandes ascensiones e incluso ha vestido de amarillo. Pero nunca le hemos visto luchando por la carrera. Preparando la carrera con mimo (sacrificando probablemente el tramo de competición de las clásicas) Cancellara podría optar (quizá no ganar, pero si optar), a llevarse la Grand Bucle. A base de sacar tiempo en las cronos y saber defenderlo en las montañas (un poco al estilo Jan Ulrrich). Eso sí, necesitaría un trazado adecuado, con muchos más kilómetros contra el crono de los que estamos viendo en las últimas ediciones. Falta saber si tiene la capacidad mental para sufrir en los Alpes y los Pirineos y soportar la presión emocional que supone una carrera de tres semanas (que yo creo que no está por la labor).


De momento parece que Cancellara es feliz ayudando a los Schleck (grandes amigos suyos más allá de la competición, con los que se va incluso de pesca) en las carreteras francesas mientras él se hincha a ganar el resto del año. Ya sean clásicas (dos Roubaix, un Tour de Flandes y una Milán San Remo le contemplan), etapas en grandes, carreras de una semana o campeonatos contra el crono (cinco mundiales, seis suizos y oro en Pekín ha conseguido el angelito), lo de alzar los brazos en señal de victoria es una práctica habitual en el suizo.  

Propuesta esta posibilidad, la verdad es que tener a Cancellara presente durante todo el año posiblemente de más satisfacción que verle simplemente centrado en el Tour. Este tipo de planteamiento da al aficionado al ciclismo la posibilidad de verle sobresalir en Bélgica en primavera; verle ganar (con casi total seguridad) alguna crono en el Tour; verle asfixiar a grandes favoritos en las carreteras galas y, llegado el mes de septiembre, verle pasearse por la carretera de turno para conseguir otro entorchado mundial contrarreloj. Porque este tío pasará a la historia de este deporte sin ganar ninguna grande, y eso es algo de lo que muy pocos pueden presumir. Al fin y al cabo el ciclismo es mucho más (aunque en España no lo sepamos) que las tres semanas de julio en las que se concentran las audiencias televisivas. 

domingo, 3 de abril de 2011

La información hay que pagarla

Con la noticia de que el New York Times será de pago en Internet, vuelve a colación el debate sobre si se debe pagar por leer las noticias en la red. El periódico más famoso el mundo se con su sistema de pago on-line a otros como The Guardian o The Sun en Inglaterra, o El Mundo y MARCA en nuestro país.

Lo cierto es que los responsables de los periódicos empiezan a pensar maneras de que sus diarios empiecen a ser rentables ante el crecimiento de la prensa en Internet. En España, sobre el 80% de la gente que lee, lo hace a través de la red. A la larga esto debe suponer que el papel desaparezca, por mucho que pese a los más románticos. Más cuando con las tabletas, puedes leer en cualquier lugar y en cualquier momento.

Hablemos de dinero. En España, la suscripción a Orbyt (la plataforma de pago de El Mundo y MARCA) es de 15 euros al mes (180 euros al año). La mitad de lo que pagas por la edición en papel. Lógicamente, producir on-line es más barato. Te ahorras todos los gastos relativos a la maquetación y la imprenta del diario. Que con la situación española, reducir costes tampoco está nada mal.

Por lo que, teniendo en cuenta que más tarde o más temprano la edición en papel tenderá a desaparecer, es evidente que los grupos editoriales no van a regalar el trabajo de sus periodistas. Las ventajas son evidentes: mayor actualización, enlaces a redes sociales, videos y audios, sin límite de extensión en la redacción, incluso hasta más acceso para anunciantes (que también son importantes). Es lógico pensar que esta calidad hay que pagarla, y encima a un menor precio que con el sistema convencional. 

domingo, 27 de marzo de 2011

Japón, ese país de civismo

Japón, ese país que el día 11 de marzo se despertó asolado por el tercer terremoto de mayor magnitud de la historia. Un seísmo que ha dejado cifras auténticamente terribles: 10.418 muertos y más de 17.000 desaparecidos, a los que se da por muertos (ambos guarismos a día de hoy); una ciudad, Fukushima, que vive pendiente de una central nuclear que se sujeta con pinzas, amenazando día a día con un desastre nuclear que no se conoce desde Chernobyl.

Japón, ese país que vive oyendo y viendo temblar su tierra día a día. Que vive también escuchando a su primer ministro, Naoto Kan, hablar de transparencia informativa cuando en realidad poco (o nada) dice a sus ciudadanos. Allí nadie reclama más atención internacional. Ellos son un país de tradición milenaria que saben sacarse las castañas del fuego ellos solos. De hecho, hasta la conocida mafia japonesa, la Yakuza, está ayudando a los ciudadanos con agua, comida y mantas.

Ellos pueden ser la cabeza más visible de un país que, ante todo, está dando una lección cívica al mundo entero. Con una moral y una calma que nos hacen pensar que esa vida samurái de las películas no es ciencia ficción. Han soportado colas kilométricas para conseguir combustible. Han visto como se les raciona el alimento y el agua en algunas zonas porque escasea o porque se cree contaminado. Y han dado la mayor lección al mundo en mucho tiempo: 50 voluntarios que trabajan día a día en la central nuclear de Fukushima. Jugándose la vida. Donde en otros sitios todo sería caos y saqueos, aquí es calma y paciencia para salir de la situación. Un ejemplo para el mundo. 

martes, 15 de marzo de 2011

Los periodistas también son trabajadores

Si para ser arquitecto tienes que estudiar arquitectura o para ser ingeniero antes has tenido que estudiar una ingeniería. ¿Por qué puedes ser periodista, o llamarte periodista, sin ser licenciado en periodismo? En eso parece que se ha convertido este mundo del periodismo últimamente. Personas que por salir en la tele o escribir en un blog ya se creen que podrían ser redactores de El País.

Más cosas. Si todos los trabajos tienen sus convenios y sus estatutos, ¿tan complicado es aprobar uno también para el periodismo? Y se ha propuesto, si. Hace ya casi 11 años, en Valladolid, el Foro de Organizaciones de Periodistas aprobó el Estatuto del Periodista Profesional. Un estatuto que el actual Gobierno debería haber, al menos, llevado al congreso para ser debatido.

Pero, ¿para qué? ¿Para qué esos licenciados que trabajan con un horario sin definir y por cuatro duros tengan un horario regulado y un salario decente? ¿Para que las empresas dejen de tener mano de obra semigratuita aprovechando las becas y que la gente “tiene que adquirir experiencia”? Está claro que no interesa, a un cierto colectivo al menos no.

El FOP tampoco pedía ninguna condición extraordinaria. Solo lo que corresponde. Que los periodistas sean profesionales acreditados por un ente público para que no cualquier persona pueda ir diciendo por ahí que es periodista. Derechos y obligaciones. Vamos lo mismo que cualquier trabajador. Que no vaya de periodista por la vida nadie al que le pregunten quién es Richard Kapuscinsky y no sepa responder. Por ejemplo. 

miércoles, 9 de marzo de 2011

La vida sin Messina

La pasada semana se conoció la dimisión de Ettore Messina como entrenador del Real Madrid. Después de un año y medio al frente del conjunto blanco, el técnico transalpino dejó su cargo. Y lo hizo en un momento en el que su decisión causó más sorpresa que otra cosa. El Madrid ya tenía una seña de identidad: partidos a pocos puntos con una defensa muy sólida y sin fisuras en momentos clave. Solo le faltaba un killer (como tenía a Ginobili en Bolonia, Siskauskas en Moscú, Nicola en Treviso…). Pero la base ya la había forjado. Después de aguantar un año y medio de críticas, el italiano veía como su trabajo daba frutos. Pero lo ha dejado sin lograr el gran objetivo para el que se le contrató: devolver al Real Madrid el cetro europeo.


Pero el cuatro veces vencedor de la Euroliga ha saltado del barco en el mejor momento de los blancos en mucho tiempo. Y es que Messina ha dejado al Madrid segundo en liga, en cuartos de final de Euroliga (con amplias posibilidades de estar en la primera Final Four desde hace más de 15 años) y, lo más importante, el Madrid ya sabía competirle al Barça. Que no es mala cosa, ya que las palizas azulgranas de los últimos años empezaban a escocer mucho. Messina había encontrado la manera, la vía de ganar a los de Pascual. Frenando el eléctrico contragolpe de los blaugranas. Proponiéndoles partidos a pocos puntos, posesiones eternas, castigando su defensa interior. Así, el conjunto blanco ganó el año pasado en Euroliga (eso sí, solo un partido) y estuvo cerca de hacerlo en la final de Copa de este año.

“Respeto”

Un entrenador que ha ganado absolutamente todo lo ganable. Ocho ligas, nueve copas y cuatro Euroligas entre Italia y Rusia. En Bolonia, en Treviso y en Moscú. Un entrenador que ha llevado a su selección, a la que dirigió cuatro años, a una plata en el Eurobasket del año 1997. En definitiva, Messina no tiene que demostrarle nada a nadie. Y esa es una de las razones por las que se va. El ya tiene el respeto de todo el panorama europeo. Y eso es lo que quiso dejar claro el día de su despedida. "He dejado un trabajo, un año y medio de contrato y la posibilidad de jugar una nueva 'Final Four' de Euroliga, la décima. Lo único que puede venir de todo esto, espero, que sea respeto. No estoy por encima de nada. Dejarlo no es normal, pero no soy un héroe. He hecho un gesto del que me sentía obligado por el bien y el futuro del Real Madrid". Esas son las palabras (algunas de las muchas que ha pronunciado), de Ettore Messina. Queda bastante claro.



Dejando aparte los motivos que le han llevado a dejar la disciplina blanca, los que él ha dicho y los que se han dicho, (¿los jugadores le han hecho la cama?), lo que está claro es que Messina no ha sido feliz en Madrid. No ha estado bien con la prensa, a la que ha acusado de “falsos amigos” en referencia a algunos periodistas de la capital. Tampoco ha acabado contento con el hacer del club (cita como ejemplos de gestión Vitoria, con Querejeta, o Siena, con Minucci). Y ni siquiera es seguro que su relación con los pesos pesados de la plantilla (Reyes, Llull, Sergio Rodríguez, Garbajosa) haya sido la óptima. Sea como fuere para un entrenador tan acostumbrado a ganar, irse por la puerta de atrás del club más laureado de Europa no es buena señal. Será una muesca en el revólver de Messina.

Futuro muy incierto

¿Y ahora qué? De momento, y hasta final de temporada, se hará cargo del banquillo blanco Emanuelle Molin. Es decir, el segundo de Messina. Un Molin, cuyo estilo es “el mismo que el de Ettore”, con lo que parece que el proyecto, al menos hasta junio, seguirá su curso. La duda llegará en junio. Servidor apuntaba que este bloque con un tirador puro necesitaba muy pocos cambios más. Pero eso era en este bloque. En el que mandaba Messina. Veremos a ver qué pasa cuando un entrenador nuevo llegue a la casa blanca. Hay piezas que parecen intocables (Suárez, Mirotic, Llull, Prigioni, Tomic, Fischer, ¿Felipe?) por mucho que algunos de ellos hayan sembrado dudas. Pero otras muchas que lo parecían ahora pueden bailar. Es el caso de jugadores veteranos como Tucker. Otros muy irregulares como Sergio Rodríguez. Y otros de aportación nula como Begic, Velickovic y Vidal. Jugadores (sobre todo Sergio y Tucker), que a Messina le valían, en los que tenía Fe ciega, pero que a un entrenador nuevo podrían no valerle. Será cuando la máxima de “cada maestrillo tiene su librillo” cobre su máximo valor. El Madrid lleva dos años intentando pescar peces gordos en el mercado y viendo como esos se iban a otros equipos (Ricky Rubio) o como no se atrevían a dar el paso (Siskauskas, Nocioni). Eso habrá que cambiarlo. Desde este blog ya pedía a gritos a Jaycee Carroll y ahora me atrevería a pedir también a Caner-Medley. Ese todoterreno que lleva dos años maravillando al vecino de Magariños. Pero eso será trabajo de verano.



El caso es que Messina se va sin ningún título, pero con una sensación de que el proyecto a largo plazo era muy viable. El balance, este año, es de 18-5 de liga y el 5-1 en el TOP-16 de Euroliga. Y además, el italiano había conseguido hacer de la Caja Mágica una fortaleza casi inexpugnable (la derrota contra Siena no debería contar, si bien es cierto que por Madrid no han pasado los grandes). Buenos números para un segundo año de un proyecto. Un proyecto que ahora ha cambiado de capitán en el momento clave (cuartos de Euroliga, Playoff, ¿Final Four?).

La conclusión es que por mucho que Messina crea que hace bien, sea Molin el que siga el año que viene o si llega un entrenador nuevo, el caso es que el Madrid sale perdiendo. Porque se volverá a empezar de cero cuando ya había muchos mimbres para volver a colocar a este equipo donde debe estar. Pero, si el nuevo mister acaba con este proyecto, nadie debe olvidar a Messina. Porque el italiano, por mucho que haya abandonado en un momento clave, es un entrenador como la copa de un pino que, con lo que tenía, sentó las bases de un futuro en un equipo que lleva años navegando a la deriva. 

lunes, 28 de febrero de 2011

¿Libertad? de información

Una democracia funciona mejor cuando las personas tienen toda la información que la seguridad de la nación permite”. Esta frase del que fuera presidente de Estados Unidos Lyndon B. Johnson podría haber sido pronunciada por cualquier periodista de investigación de nuestro país. Y es que en España no hay ninguna ley que deje desclasificar documentos. Y esto es un impedimento para los periodistas.

Porque aquí en España no existe ninguna FOIA. La FOIA es la Ley de Libertad de Información de Estados Unidos. Que consiste en ir desclasificando documentos para que los periodistas puedan trabajar con ellos. Solo los documentos de la CIA y de la agencia Antidroga no pueden ser revelados por la seguridad pública. El resto, en mayor o menor período de tiempo, acaban por ser accesibles al público. Y además gratis.

Gracias a la FOIA en Estados Unidos se pudo dar el caso Watergate. Un caso que hizo dimitir a Richard Nixon por una serie de actos ilegales cometidos durante su mandato. Uno de los causantes de que Nixon pagara por lo que hizo, o consintió hacer, fue David Frost. Que gracias a que pudo acceder a una serie de documentos consiguió poner contra las cuerdas a Nixon.

Puede que el problema en España sea que en ningún país de la Unión Europea existe una ley parecida. Si ellos no se atreven, nosotros tampoco. Además ya se sabe que España suele esperar a que actúen desde los países más potentes de nuestro continente para, posteriormente, actuar el gobierno de turno. Tocara esperar. Así, quizá, algún día podamos acceder a información sobre la transición, o de lo que pasa ahora mismo. 

lunes, 14 de febrero de 2011

Se ha perdido una Copa, se ha ganado un proyecto

El Real Madrid perdió ayer la final de la Copa del Rey frente al Barça. Y perdió como lo ha hecho en 10 de los últimos 11 enfrentamientos contra el conjunto blaugrana. Pero esta vez fue diferente. Esta vez no hubo la sensación generalizada de inferioridad e impotencia sobre el cuadro de Xavi Pascual. Las cosas como son: el Madrid hubiera ganado ayer a cualquier otro equipo europeo. Pero el Barça no es cualquier equipo, es un super equipo. Y con mayúsculas.

Porque ningún club del mundo prescinde de Pete Mickeal (MVP de la Copa hace dos años) sin notarlo ni un ápice. Lo normal sería notarlo muchísimo. Porque Joan Creus se saca de la manga un “temporero” que resulta que en dos meses es MVP de una competición tan exigente como la Copa del Rey. También todo equipo debería notar que dos jugadores de la categoría de Navarro y Ricky Rubio valoren negativo en una final de Copa. El Barça también se sobrepuso a ello. Ahí emergió Víctor Sada. Sus números fueron de escándalo (7 puntos, 6 rebotes, 6 asistencias, 3 recuperaciones) y su presencia decisiva durante todo el choque, tanto que casi se agradeció el esguince de Ricky Rubio. Sada lleva ya mucho tiempo a gran nivel y, de seguir así podría llamar a las puertas de la selección en un futuro no demasiado lejano.



Pero a pesar de este elogio al Barça, merecido por otro lado, estas líneas están pensadas para analizar al Real Madrid de Ettore Messina. El técnico transalpino parece que va encontrando su equipo, su manera de jugar, y tiene, más o menos, los jugadores para ello. Un Real Madrid que ha refrendado este fin de semana lo que se venía mascullando en este 2011 (primera derrota ayer en este nuevo año). Un Real Madrid que frente a tres de los mejores ocho equipos de la ACB ha cedido una media de 66 puntos por encuentro. En cuatro días. Un 100% de concentración. Estilo Messina.

Un Real Madrid en el que muchos jugadores se sienten importantes (algunos demasiado, luego matizaré esto) y eso hace que no haya más de dos o tres jugadores por encuentro que deban cargarse de minutos para ganar, y ganar a buenos rivales. En esta Copa ha aparecido Suárez como el chico para absolutamente todo (anota, tira triples, rebotea, recupera balones, defiende), no es casualidad el logo plateado de la ACB que luce el de Aranjuez. A lo mejor solo se le puede echar en cara el liderazgo que mostraba en el Ramiro. Pero es joven, tiene tiempo; Tomic ha vuelto al nivel ofensivo por el que se le fichó y además aportando buenas cosas en defensa; Sergio Rodríguez ha maravillado y revolucionado partidos como la semifinal frente al Power Electronics Valencia (en la que fue decisivo a pesar de perder siete balones). Pero no solo estos. También Tucker, Fischer o Prigioni han tenido gran parte de culpa de la gran actuación del Madrid en este fin de semana. Y no hay que olvidarse del jovencísimo Nikola Mirotic. Un Mirotic que debe dominar el panorama europeo hasta que no pueda resistir los cantos de sirena de la NBA, que le llegarán. El montenegrino con pasaporte español no solo es un talento ofensivo innegable que lo mismo postea que se tira triples decisivos (lo hizo en Siena, lo ha hecho en la Copa), si no que también aporta trabajo defensivo e intimidación en el equipo que más tapona de toda la ACB. Y lo mejor, que con 20 años, no tiene miedo a sentirse importante. El futuro es suyo.


Y quién se nos ha quedado en el tintero. Dos hombres que no atraviesan su mejor momento y que llevan una temporada regular por no decir mala. Hablo de Felipe Reyes y Sergi Llull. El primero ha sufrido lesiones que han lastrado su juego y eso con 30 años no es tan fácil de recuperar. Su 0 de valoración en una final lo dice todo. Pero Felipe Reyes volverá. Es un luchador, un ganador, y ese tipo de jugadores siempre vuelven. Más preocupante es lo de Sergi Llull. El “aeroplano de Mahón” está tan sobrado de físico como precipitado en sus decisiones. Con la asimilación de su puesto natural, el de escolta, Llull se está jugando acciones que no le corresponden. Y lo peor es que lo hace sin ningún tipo de éxito. Aún es joven y tiene aspectos del juego que madurar, pero no debe asumir responsabilidades cuando no le toca. Tiene tiempo pero psicológicamente puede estancarse si fracasa en el papel de “jugador franquicia” que parece que se le dio tras la marcha de Louis Bullock. Es cierto que alguna vez sus milagros han salvado al Madrid. Pero Llull está lejos de ser el “killer” que el Madrid necesita. Eso sí, su actitud y sus ganas son innegables, además de su aportación defensiva. Por eso sigue siendo importante en este Madrid.

Dicho esto, queda mirar al futuro. Se ha visto que con una plantilla inferior en calidad (cuesta encontrar a alguien del Madrid superior en un hombre a hombre con el Barça) el Madrid está realmente cerca de su eterno rival. Y no hay que olvidar a Baskonia (¡bendita afición!), ni a Power Electronics Valencia (gran copa, equipazo), pero si todo va por el camino que debiera, madridistas y blaugranas deberían disputarse también el título liguero. Sinceramente a mí se me viene a la cabeza el nombre de Jaycee Carroll como parte de la solución de los problemas del Madrid. Un anotador compulsivo (máximo anotador de la ACB el año pasado y lo que va de este, 30 puntos al Madrid en cuartos de Copa) al que no le quema la bola en momentos decisivos y que suele tomar buenas decisiones. No soy muy partidario de que Madrid y Barça “roben” los cracks a los equipos más humildes (esta lista es larguísima: Suárez, Tucker, Perovic, Mickeal, NDong, Ingles, Ricky…), pero si el Madrid quiere aspirar a algo más necesita a alguien así. Porque en Europa, y en la ACB, la falta de alguien decisivo en los momentos de la verdad se nota muchísimo. Y ahí es donde los grandes no fallan. No le veo muchas más lagunas al conjunto blanco. Con Prigioni y Sergio a este nivel el puesto de base está bien cerrado (al menos a corto plazo). El otro fichaje sí que podría ser, quizás, un “3” que de descanso a Suárez (esperando eternamente a Nole Velickovic). Porque lo que queda, el roster interior, está más que sellado con tres jóvenes (Mirza Begic, Mirotic y Tomic) y dos veteranos como Felipe y Fischer. En definitiva, el Madrid ya tiene proyecto, solo queda apuntalarlo para volver a ser de una vez un equipo grande en España y en Europa.  

domingo, 13 de febrero de 2011

La nueva mentalidad abertzale

Esta semana, concretamente el miércoles, se presentó la nueva formación de la izquierda abertzale vasca. Bajo el nombre de Sortu (nacer, en Euskera) los abertzales tratarán de poder optar a tener representación en futuros gobiernos tanto autonómicos como nacionales. Con el nacimiento de Sortu, se empieza a creer que la izquierda radical vasca ha cambiado su mensaje.

Para ello, Sortu ha dado un paso que hasta ahora ninguna formación abertzale había dado. Rechazar la violencia de ETA. De hecho, y citando literalmente sus estatutos, esta formación señala que no hay cabida para forma alguna de actuación violenta ni para conductas que le sirvan de complemento y apoyo político”. Quizá se ha echado en falta que se pida el fin de la banda terrorista. Pero no hay duda de que éste es un gran paso.

En cualquier caso, de estos estatutos se pueden sacar algunas conclusiones, pero una fundamental: ETA se está quedando sin apoyos políticos en el País Vasco. Algo clave más para el esperado fin de medio siglo de actividad terrorista. La izquierda nacionalista vasca ya no quiere más violencia. Es un triunfo para la defensa de las ideas mediante las palabras.

En conclusión, en el camino hacia el cese de las actividades terroristas de ETA este es, o debe ser, un punto de inflexión clave. A pesar de que hay quien ha criticado al gobierno por esto, no hay duda de que se ha conseguido algo que no se había conseguido nunca. Aunque hay que ir con cautela,  y no se deben echar las campanas al vuelo antes de tiempo. Más que nada por respeto a las familias de las víctimas de ETA.  

domingo, 6 de febrero de 2011

De Ben Alí a Hu Hintao, pasando por Hosni Mubarak

El mundo árabe está cambiando. Y lo está haciendo de manera progresiva. Despacito y con buena letra. De momento, los logros para el inicio de una etapa democrática se reducen a Túnez y, en menor medida, a Egipto. Los tunecinos consiguieron echar del poder a su presidente, Zine el Abidine Ben Ali, después de 24 años de mandato. Un mandato manchado de corrupción y miedo. Un primer gran cambio.

Con la incertidumbre de qué pasará ahora en Túnez, donde las posibilidades pasan desde una democracia occidental hasta un gobierno islamista, estalló la revuelta en Egipto. Aquí la situación se está alargando más. Con el mismo pretexto que en Túnez, echar al presidente, los egipcios le están mostrando al mundo que no quieren seguir siendo gobernados por Hosni Mubarak. 30 años en el poder son demasiados.

De Túnez a la plaza Tahrir, el mundo islámico está viendo como las nuevas generaciones exigen el cambio. Otros países como Yemen, Argelia y Jordania empiezan a ver a sus gentes en la calle. Pero se habla del mundo islámico y se obvia a un país que se ha querido resguardar, con una pequeña maniobra. Se trata del gigante asiático por excelencia, China. Su presidente, Hu Hintao, prohibió la palabra Egipto en la red de Internet local. Por si acaso.

¿Tiene China miedo? No parece que haya peligro real de una manifestación masiva en China. Pero el recuerdo de Tiananmen, con más de 2.000 muertos según la Cruz Roja del país, está demasiado reciente como para olvidarlo. La atención mundial está centrada en el norte de África. Normal, hablar de China son palabras mayores. 

domingo, 30 de enero de 2011

Los errores deben pagarse

Hace más de un año que a un hombre nacido en Parla (Madrid) le cambió la vida completamente. En noviembre de 2009, Diego Pastrana fue acusado de maltratar y provocar las heridas que llevaron a la muerte a una pequeña de tres años. Hecha la autopsia, Diego Pastrana resultó ser inocente. Pero en el tiempo que pasó hasta saberse los resultados de la autopsia el linchamiento popular no se hizo esperar.

A Pastrana le llamaron de todo, e incluso él mismo reconoció sufrir amenazas de muerte en más de una ocasión. Pero por desgracia éste no es un caso aislado. Dolores Vázquez sufrió algo similar en el tristemente célebre “Caso Wanninkhof”. La sociedad española está muy acostumbrada a ajusticiar libremente a las personas antes de ser juzgadas. Y lo más triste es que no solo sucede en los bares, también ocurre en los medios.

Es en los medios de comunicación, la brújula por la que se guía una gran mayoría de la población, donde no se pueden permitir tan graves acusaciones antes de que esos supuestos culpables lo sean para un juez. Porque al fin de al cabo, los programas siguen, pero esas palabras que pueden parecer las de un día más de televisión hay a personas a las que marcan para siempre. Y eso no se puede tolerar.

Porque un periodista debe informarse, contrastar y luego ya hablar. Si no se siguen esos pasos, el riesgo de equivocarse aumenta en gran medida. Y equivocarse cuando se habla de personas no es para tomárselo a la ligera. Por eso, igual que los asesinos que de verdad matan deben pagarlo, los periodistas que acusan sin fundamento y arruinan vidas de manera gratuita también deben hacerlo. Y no lo hacen.